Juan Arana | PRESIDENTE DE ASTILLEROS MURUETA

“Estamos obligados a estar preparados para hacer cualquier tipo de barco”

Lunes, 28 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 11:04h.

BILBAO – No necesita una extensa carta de presentación. Astilleros Murueta es uno de los grandes constructores de barcos de Euskadi y en sus 75 años de historia ha visto cómo cerraban o pasaban por serios apuros algunos de sus competidores.

¿Su secreto? Tener capacidad para atender todo tipo de encargo procedente de cualquier lugar del mundo. “Empezamos en la Ría de Gernika en 1943, haciendo barcos de acero, en principio barcos pequeños, centrados en el mundo de la pesca, luego entramos en el mundo de la carga seca y en los años 70 empezamos con cargueros alrededor de Europa”, explica Juan Arana, presidente y continuador de la saga familiar. El “salto a la exportación” llegó de la mano de armadores bermeanos, con la pesca de altura de atún y poniendo en los mares “barcos muy sofisticados”.

Es el momento en el que Murueta “empieza a competir con astilleros de todo el mundo y a tomar posiciones en el mercado global”. A pesar de los problemas que atraviesa el más emblemático, La Naval, Arana rompe una lanza por los fabricantes de barcos de Euskadi y el resto del Estado: “Los astilleros que quedan hoy son muy reconocidos en todo el mundo y la verdad es que competimos, nos vemos en casi todas las licitaciones y en casi todas las subastas ofertando a los mismos clientes”. En el mercado doméstico hay más dificultades, que se remontan a antes de la crisis. La diversificación de producto y mercados ha sido el antídoto de Astilleros Murueta a esa situación. En estos momentos “se nota dinamismo”, muy centrado en buques pesqueros y dragas para armadores europeos.

Sin embargo, los últimos años han construido barcos para la armada de Ecuador, cargueros para compañías colombianas y han tenido una estrecha relación con Irlanda.

“Estamos obligados en este mercado tan cambiante a estar preparados para hacer cualquier tipo de barco.

No hacemos buques en serie, los hacemos a medida y esa es nuestra ventaja: estar muy preparados para explorar nuevos cambios. Eso lo hacemos con facilidad, es lo que ofrecemos distinto a otros grandes astilleros, probablemente más baratos o esa famosa competencia asiática, nosotros nos acercamos mucho más al buque que está buscando el armador en ese momento”. – A. Diez Mon