No hemos aprendido nada

Envío de cartas a iritzia@deia.eus - Lunes, 28 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Recuerdan ustedes cuando el lehendakari Ibarretxe presentó en Madrid, en las Cortes Generales, el nuevo Estatuto de Autonomía para los vascos, conocido como el Plan Ibarretxe, casi se mofaron de él, no consiguió nada sino dar la cara representando al pueblo vasco y presentando la propuesta elaborada por el Parlamento Vasco.

El Estatuto, o plan de Ibarretxe, consistía en la materialización de un derecho: “El ejercicio del derecho del pueblo vasco a decidir su propio futuro”. El objetivo era que el País Vasco dejara de ser una comunidad autónoma para convertirse en un Estado libre asociado, con lo que España se convertiría en un Estado confederal.

Trece años han pasado desde el portazo dado al Plan Ibarretxe por las Cortes españolas. Últimamente estamos asistiendo a un nuevo debate en el Parlamento Vasco sobre el nuevo Estatuto que propone el Gobierno vasco de manos del lehendakari Urkullu, más de lo mismo: derechos históricos, un sistema judicial independiente, una seguridad social autónoma, representación directa en organismo internacionales;estas son las claves del nuevo Plan-Proyecto para Euskadi.

Lo que el lehendakari Urkullu pretende que se haga de manera “consensuada entre diferentes pensamientos ideológicos”, y que sea “viable política, legal y jurídicamente”.

Quizás tal vez debiéramos poner nuestros discursos y nuestros esfuerzos exclusivamente en Euskadi y reconocer que todo lo que se proponga en el estado español por parte de Euskadi y Catalunya tiene todas las de perder.

Dedíquense los políticos de Euskadi en reforzar lo que tenemos alcanzado, en preservar del cambio cualquier arañazo que nos quieran restregar desde Madrid. Protejamos nuestras cotas de autonomía y favorezcamos aquellos proyectos e ideas que mejoren y faciliten el bienestar social de la ciudadanía vasca.