Mesa de Redacción

Sánchez en ‘Sánchezland’

Por Susana M. Oxinalde - Martes, 29 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

DE prosperar la moción de censura que nos espera esta semana, Pedro Sánchez será el primer ganador de este tipo de maniobras parlamentarias que saldrá a celebrarlo con ganas de echarse a llorar. El panorama de sus socios e hipotecarse con unas elecciones que solo desea Ciudadanos no deja demasiado margen para la dicha. Pero vuelve el soldado Sánchez que, salvo cuando gana unas primarias, es el político más calimero que ha dado España en sus últimos tiempos. O pierde porque no sabe sumar o cree que malsumando puede ganar. Pero Sánchez, que emergió de la siesta tras escuchar la sentencia de la Gürtel, se echó la capa de héroe a la espalda como el que se echa encima a todos los españoles volviendo a ser el cuñao perfecto de toda la oposición, toda entera le vale para seguir siendo el protagonista de la cena de Navidad con un mejunje de menú que le saldrá como aquella fallida investidura tras la que, casi entre pucheros, notificó que lo sentía mucho pero que Mariano seguía ahí. Lo mejor de Sánchez es que está acostumbrado a hacer estas cosas desde la naturalidad y la sonrisa, como el que practica bien el balconing político y muy mal el encaje de bolillos. A dos días para la moción de censura, Sánchez se lanza al vacío con capa de superhéroe de Mattel, o sea de plástico endurecido. Al fin y al cabo, sus poderes, extraordinarios en Sánchezland, no deben ser solo un don suyo, sino de todos los que lo necesitan.

susana.martin@deia.eus