Güeñes despeja el patio del colegio Eretza Berri

El espacio recuperado permitirá acondicionar una haurreskola y un aula estable. Fotos: E. Castresana

Elimina los barracones de Secundaria tras la puesta en marcha del nuevo instituto

Elixane Castresana - Jueves, 31 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Güeñes - Ya se puede contemplar la fachada del colegio Eretza Berri más próxima al frontón del núcleo urbano de Sodupe sin obstáculos visuales. La desaparición de los tres barracones que alojaban a estudiantes de Secundaria ante la falta de superficie para más aulas ofrece una perspectiva diferente desde la calle Padura. Al final de la misma, cerca de la salida al corredor del Kadagua, se encuentra el instituto que comenzó sus clases en marzo permitiendo que el Eretza Berri albergue a corto plazo una haurreskola que ya cuenta con consignación presupuestaria y un aula estable para niños con necesidades especiales desde el curso venidero.

“Con la retirada de los módulos se obtendrá más espacio” para el patio de Primaria del centro educativo, que próximamente ofrecerá nuevos servicios”, como los mencionados, valoran desde el Ayuntamiento de Güeñes. Los vecinos recuerdan que “hace muchos años que los barracones se instalaron en el patio y pensábamos que no iban a desaparecer nunca”, contaban Sergio Macho y Ainhoa Cuevas, residentes en Sodupe, de paseo con su hijo de 16 meses. Aunque todavía les faltan unos años para escolarizarlo, reconocen que “lógicamente, claro que pesará” en la decisión final sobre el colegio elegido.

El cambio ha sido posible tras el comienzo de las clases hace dos meses en el instituto con 186 alumnos -aunque puede acoger hasta a 250- en instalaciones que se han levantado sobre un terreno de 3.300 metros cuadrados. Las diez aulas ordinarias, dos de desdoble, comedor de cien metros cuadrados, laboratorio, porche cubierto, biblioteca, gimnasio, aula de música, aula de informática y cinco despachos para seminarios distribuidas en un edificio de planta baja y dos alturas construido con materiales energéticamente eficientes y paneles solares proporcionan un entorno más adecuado para el estudio.

AMPA en el parlamento Hace diez años ya se planteó la necesidad de construir un instituto en el núcleo urbano de Sodupe, dado el crecimiento demográfico en el municipio de Güeñes. Subían las matriculaciones, pero los plazos que se iban fijando desde Lakua se agotaban sin signos de que se iniciaran las obras. Por este motivo, la AMPA del colegio Eretza Berri compareció en el Parlamento vasco en septiembre de 2014 para pedir que se “descongestionara” el centro. “El último de los barracones terminó de instalarse la semana pasada”, expusieron. En cuanto a los módulos eliminados, “dos de ellos acogen el taller y el laboratorio y el que se ha colocado recientemente se convertirá en clase permanente para cuarto de Secundaria, la primera vez que tendrán que afrontar el curso entero”, en la estructura prefabricada.

Secciones