sobrevivir a un descenso

Otras travesías del desierto

Clubes que han coincidido con el Bilbao Basket en la LigaACB en estos catorce años han encontrado distintasfórmulas para sobrevivir a un descenso, andar el camino deregreso al baloncesto profesional o crear entidades nuevas

Un reportaje de Roberto Calvo - Viernes, 1 de Junio de 2018 - Actualizado a las 10:16h.

EL Bilbao Basket se enfrenta en las próximas semanas a decisiones decisivas para su futuro. 18 años después de su fundación, el club tiene que volver al punto de partida y redefinir un proyecto para abordar lo que puede ser una travesía del desierto, otra más en la historia del baloncesto vizcaino, cuya duración dependerá del enfoque que se le quiera dar a esa necesaria revisión del modelo de club. A lo largo de estas 14 temporadas en la ACB, el Bilbao Basket ha coincidido con otros clubes con mucha historia y éxitos en su palmarés que perdieron la máxima categoría y se vieron obligados a reinventarse con más o menos éxito.

Estos son los modelos en los que puede mirarse un proyecto que ahora mismo está hecho añicos para tratar de encontrar la solución adecuada a sus muchísimos problemas.

GIPUZKOA BASKET El equipo donostiarra ha vivido cuatro descensos en la última década, solo dos de ellos consumados en los despachos. En ambos casos, regresó a la Liga Endesa al primer intento y ha logrado la permanencia tras una última gran campaña. Hace dos años, la Diputación de Gipuzkoa instó al club a bajar a la LEB porque su economía no le daba para estar en la ACB y le acompañó y le apoyó en el proceso de regresar a la élite y empezar a sanear sus cuentas. Ahora su objetivo es tratar de consolidarse en la Liga Endesa con un “proyecto sostenible”, según aseguraron ayer sus responsables, que buscan entrenador tras la marcha de Porfi Fisac.

GRANADA La ciudad nazarí, como Bilbao, fue sede de la Copa del Mundo de 2014 pese a que carecía de un equipo en competiciones profesionales. El antiguo Club Baloncesto Granada, que ascendió a la ACB junto con el Bilbao Basket en 2004, cayó de la Liga Endesa en 2011 y solo pudo soportar un año más en la LEB Oro. Este club desapareció y en 2014 salió en la EBA el Fundación CB Granada, que había sido creada en 2007 para llevar la cantera del club y que se hizo cargo del baloncesto senior desde la categoría provincial tras la extinción de la SAD. Tras dos temporadas en la LEB Plata, hace unas semanas Granada logró de nuevo el ascenso a la LEB Oro.

ALICANTE El antiguo Lucentum SAD, fundado en 1994, jugó nueve temporadas con buenos resultados en la máxima categoría, la última en 2011- 12, y vendió su plaza a la ACB en 2012 al arrastrar una deuda superior a los ocho millones de euros, que le llevó a un concurso de acreedores y a sus gestores a asumir responsabilidades penales. En noviembre del año pasado el juez decretó la liquidación de la entidad tras traspasar sus derechos deportivos al nuevo Fundación Lucentum, que desde 2015 juega en la LEB Plata y lucha en el ultimo play-off por regresar a la LEB Oro.

VALLADOLID El Club Baloncesto Valladolid cesó su actividad deportiva en 2015, pero sigue existiendo y mantiene una deuda con Hacienda superior a los dos millones de euros. La última campaña de este histórico club por el que pasaron Arvydas Sabonis o Oscar Schmidt, entre muchos otros, en la Liga Endesa fue la 2013-14, llena de problemas económicos, y solo aguantó un año más en la LEB. En 2015, gracias al impulse del exjugador Mike Hansen, nació su heredero, el CBC Valladolid, que recogió parte del personal del anterior club y salió en LEB Plata. El año pasado ascendió a la LEB Oro tras eliminar al Zornotza. Esta temporada ha vuelto a jugar el play-off de ascenso, lo que le ha costado descuadrar sus cuentas en 17.000 euros.

LEÓN El Club Baloncesto León es otro clásico de la ACB que tuvo momentos muy álgidos y coincidió con el Bilbao Basket en momentos destacados de su historia. En 2007, los leoneses subieron por última vez a la Liga Endesa, pero descendieron en el curso siguiente arrastrando una deuda de poco más de dos millones de euros. Trató de mantenerse en la LEB, pero en 2012 entró en concurso de acreedores y fue liquidado.

Surgió el Fundación Baloncesto León en la Liga EBA, pero la ciudad no ha visto baloncesto más arriba de la LEB Plata en este lustro. LLEIDA El Lleida Bàsquet fue fundado en 1997 y vivió cuatro temporadas en la Liga ACB entre 2001 y 2005 e, incluso, llegó a jugar en Europa. Solo en una de ellas coincidió con el Bilbao Basket. En 2012, los problemas económicos de este club hicieron que, por iniciativa de varios empresarios de la ciudad y con el apoyo del Ayuntamiento, se creara el Força Lleida, que adquirió los derechos para competir en la LEB Oro por 180.000 euros. Desde entonces, el club compite en la categoría.

MENORCA En 2005, la isla balear se sobresaltó con el ascenso del Menorca Bàsquet a la Liga ACB, donde militó cinco temporadas en seis años. En 2011, descendió y en 2012, volvió a ascender, aunque la imposibilidad de hacer frente al ascenso y a las exigencias del baloncesto profesional provocó la disolución de la entidad.

Hace un par de semanas, el Club Básquet Menorca, club fundado en 2015, logró ascender a la LEB Plata tras vencer al Zornotza. La isla, que con apenas 80.000 habitantes llegó a contar en una temporada con un equipo en la Liga Endesa, otro en la LEB Plata y dos en la Liga EBA, busca ahora el regreso al baloncesto profesional.

GIRONA Un ejemplo de ascenso repentino y súbita caída, el Sant Josep Girona conoció el éxito en la ACB con el nombre de Akasvayu y convertido en SAD. Pero en 2008 una deuda de 6,54 millones le hizo renunciar a participar en la Liga Endesa tras 20 años seguidos. Esa temporada compitió en la LEB Bronce con su antiguo nombre y la siguiente salió en la LEB Oro al adquirir plaza en los despachos. Pero los problemas económicos reaparecieron y en 2013 el equipo se disolvió. Ahora la principal representación de la ciudad en el baloncesto masculino es el Bàsquet Girona, que nació en 2014 como proyecto de cantera y compite ahora en EBA con Joaquín Costa como entrenador y un mecenas de lujo: Marc Gasol. Hace un par de semanas, el club presentó un acuerdo de colaboración con el Girona de fútbol.

LUGO En las dos primeras temporadas del Bilbao Basket en la ACB se enfrentó al Breogán Lugo, que ha vivido más de la mitad de su existencia en la máxima categoría y eso que descendió en 2006. Desde entonces, los lucenses se han mantenido contra viento y marea en la LEB hasta que esta temporada han logrado el ansiado ascenso de la mano del vizcaino Natxo Lezkano. Han sido doce temporadas en las que la llama del baloncesto no se ha apagado en la ciudad de la Muralla y el club espera contar con unos 4.000 abonados para su regreso a la Liga Endesa.

BURGOS Debutó esta temporada en la Liga Endesa, a la que llegó al cuarto intento y después de que tres clubes diferentes (Atapuerca, Tizona y Miraflores) llevaran la representación de la ciudad en LEB Oro y plantaran batalla en los despachos. El último adquirió los derechos para competir en 2015 y en dos años logró el sueño. Ha sido la revelación de curso y su afición ha disfrutado, aunque ahora se abre otro difícil escenario: la conversión en SAD, para lo que espera contar con el apoyo de las instituciones, que ven en el baloncesto un filón.

MANRESA El modesto club del Bagès aceptó que su último descenso era una oportunidad para rearmarse tras unos años con muchos problemas económicos. Desde hoy, pugnará por el ascenso con el Melilla, un club que lleva en LEB Oro desde que se creó en 1996 y que ya perdió, como el Palencia o el Ourense, una oportunidad de ascenso. Quien gane la eliminatoria subirá a la ACB, salvo sorpresa.