ascenso a Segunda División B

Cuando la experiencia es un grado

Mikel Garmendia afronta su sexto ‘play-off’ en un Portugalete que juega en Plasencia el domingo

Juan Carlos Grande - Viernes, 1 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Portugalete - Segundo escalón de la escalera jarrillera hacia el cielo. O lo que es lo mismo, segunda ronda de ascenso a Segunda División B para el Portugalete, que se medirá a la Unión Polideportiva Plasencia. El partido de ida se jugará el domingo, a las 18.30 horas, en la Ciudad Deportiva y será retransmitido por Extremadura TV. Un sólido y temible conjunto cacereño que se clasificó tercero del Grupo XIV a un solo punto del Cacereño, que le arrebató la segunda plaza, y a tres del líder Don Benito, que ya es reciente equipo de la División de Bronce. “Sabemos que en casa son fuertes y que han acabado la liga muy bien. Han ganado los últimos doce partidos. Es un tercer clasificado potente y vamos a su casa mentalizados de que será un partido muy difícil pero con la esperanza de sacar un buen resultado y luego jugar en nuestra casa”, comenta Mikel Garmendia, lateral derecho de Portugalete.

La primera eliminatoria que el Portu solventó ante el Llanes ha dado muestras de su solidez y eficacia en el segundo partido. Ahora se mide a un equipo que acabó la liga en racha, con diez triunfos consecutivos y en la primera eliminatoria del play-off venció en casa del Burladés por 1-2 y en terreno cacereño por un amplio 5-0.

“Se suele decir que en la liguilla no entran equipos malos y si el Llanes estaba ahí es por algo. Aunque parezca lo contrario, allí empatamos a cero y aquí tuvimos un buen arranque que hizo que pareciera fácil la eliminatoria. Como te digo, no hay ningún rival fácil”, analiza el bilbaino. De todas formas, la primera parte del choque de vuelta ante los astures dejó un precio alto con la baja por lesión del extremo Infante, con rotura de su codo derecho. “Es un jugador que ha venido jugando habitualmente. Nos ha dado mucho y claro que lo notaremos. Como notamos cualquier baja;al final si algo tenemos bueno nosotros es que cualquiera puede entrar, jugar y hacerlo bien”, asegura Garmendia.

A sus 31 años, para Garmendia es el sexto play-off a sus espaldas. “Dos con el Leioa, y subí en uno;dos con el Laudio, que no subimos, y uno con el Zamudio, que logramos ascender. El equipo está muy bien. Hemos llegado con las pilas cargadas y, sobre todo, con ilusión. Ojalá ascendamos. La ilusión se mantiene a pesar de la edad. Al final, te sientes bien jugando como un joven más y dices: ¿por qué no? Sí que apetece jugar en Segunda B”, advierte el defensa jarrillero.

Sobre el orden de los partidos de la eliminatoria, Garmendia es de opinión conservadora. “Depende del equipo y del rival. Yo prefiero la vuelta en casa. Porque al final para el empuje, por un mal resultado en la ida, tienes a tu gente en la grada. El público te da ese plus por si tienes que apretar;pero en definitiva tienes que ir allí y venir. Tienes que pasar igual”, relata. La clave del éxito para el jarrillero no tiene ningún misterio. “Seguir haciendo lo que estamos haciendo: competir, luchar, pelear y tener la mentalidad de que cualquier equipo te puede hacer daño. No ir pensando que hay rivales fáciles. Ir a competir, como ha hecho el equipo todo el año y a por todas, sin dejar ni un descanso al rival”, advierte.

Sobre el camino largo que hay que pasar para intentar lograr el ascenso, revela que “mucha gente te dice que vaya liga más larga, pero cuando llega el play-off es como otra vida. Otra competición. Y ahí las fuerzas se activan. No estas cansado. Cualquiera que salga corre noventa o 95 minutos. Es otra competición y las pilas se cargan de nuevo”.

El equipo de La Florida saldrá mañana después de completar el último entrenamiento previo al choque y afronta un viaje en autobús de más de 500 kilómetros. La peña portugaluja Hamalau organiza un viaje con bus y hotel para acompañar al equipo. “Vamos mentalizados de que fácil no va a ser pero vamos a por todo”, finaliza el futbolista.