aranceles al acero y al aluminio

Estados Unidos desata la guerra comercial mundial con sus aranceles

La Unión Europea, Canadá y México tendrán que afrontar un recargo del 25% en sus exportaciones de acero y aluminio

X. Aja - Viernes, 1 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

BILBAO - Estados Unidos y su presidente, Donald Trump, iniciaron una guerra comercial mundial basada en el proteccionismo con sus socios, aliados y competidores, al confirmar que las importaciones de acero y aluminio de la Unión Europea, México y Canadá -hasta ahora aliados del gigante norteamericano- serán gravadas con importantes aranceles de entre el 10 y el 25%, al anunciar el Departamento de Comercio la suspensión de la exención a la imposición de aranceles a la importación de acero y aluminio de los citados territorios, una decisión que dispara las tensiones comerciales y anticipa represalias de sus socios.

“Hemos decidido no ampliar la exención para la Unión Europea, Canadá y México, por lo que estarán sujetos a los aranceles del 25% y 10% al acero y el aluminio”, afirmó el secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, antes del vencimiento del plazo anunciado.

La aplicación de aranceles comerciales, una vuelta al proteccionismo comercial propio de otro siglo, al acero y al aluminio se veía solo como parte de una estrategia en contra de la expansión comercial de China, el mayor exportador del mundo a Estados Unidos y país que mantiene un superávit comercial extraordinario con Washington. Pero al final se está convirtiendo en un enfrentamiento contra los hasta ahora aliados estadounidenses, hecho que puede generar una ralentización general del crecimiento económico mundial.

Los aranceles entran hoy en vigor, la misma fecha en la que la Comisión Europea (CE) anunciará que denunciará a Estados Unidos ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) y además impondrá “medidas de reequilibrio” para proteger su industria.

“Estados Unidos no nos deja otra opción que proceder con una disputa ante la OMC y con la imposición de aranceles adicionales en una serie de importaciones de Estados Unidos”, señaló el presidente del gobierno europeo, Jean-Claude Juncker, en un comunicado. La CE comunicó, en tono diplomático, que defenderá “los intereses de la Unión cumpliendo enteramente con las leyes de comercio internacional” en su réplica a la decisión de Washington, tono que no fue secundado por los afectados, la industria aeronaútica alemana, en particular, y europea, en general, que a través de sus asociaciones empresariales se mostraron sumamente críticas con la política de la administración Trump. La patronal europea del acero, Eurofer, considera este paso de Estados Unidos “innecesariamente perjudicial” y la alemana considera “grotesca” la argumentación norteamericana.

Otro sector industrial, más allá del siderúrgico, que se puede ver afectado por esta guerra iniciada por Estados Unidos es el del automóvil. Y de hecho, la UE y Japón advirtieron conjuntamente que los aranceles a los coches y piezas de automóvil importados provocarán “turbulencias graves” en los mercados internacionales, en caso de que la normativa entre en vigor.

Europa impondrá aranceles a productos estadounidenses como el maíz dulce, arándanos, maquillaje, tubos, planchas y estructuras de acero, por unos 6.400 millones.