‘Basada en hechos reales’

¿Y si uno finge ser quien no es?

Delphine es una novelista paralizada ante la idea de tener que escribir una nueva novela. Su camino se cruza entonces con el de Elle, una joven que pronto se convierte en su confidente, pero ¿quién es Elle en realidad?

Frank Martín - Viernes, 1 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

Una comedia negra que da paso a un thriller psicológico como un duelo: duelo entre dos mujeres, duelo entre una novelista de éxito y su fan y por último, a modo de hilo enfoque, un duelo entre realidad e imaginación. Basada en hechos realeses el título del último largometraje de Roman Polanski, que además vuelve a trabajar con su mujer, Emmanuelle Seigner, en un protagonismo compartido con la británica Eva Green.

El filme, basado en la novela de Delphine de Vigan- arranca con Delphine -Seigner-, una novelista de éxito paralizada ante la idea de tener que comenzar a escribir una nueva novela. En su camino se cruza entonces Elle -Green-, quien comprende a Delphine mejor que nadie y se convierte en su confidente. Pero... ¿quién es en realidad y qué pretende? ¿Ha venido para darle un nuevo impulso a la vida, o para arrebatársela? El avance de la relación entre ambas, será el hilo conductor de la película, hasta dar con la respuesta.

Sobre los motivos que motivaron a Polanski sumarse al proyecto, el director polaco apunta que le atrajeron los personajes y las situaciones peculiares en las que se encuentran, además de que le permitía sumergirse en una relación que no había abordado hasta entonces: “El libro me daba la excelente oportunidad de explorar una confrontación entre dos mujeres. A menudo he mostrado conflictos entre dos hombres, así como entre un hombre y una mujer, pero nunca entre dos mujeres”.

entre realidad y ficción Sobre el filme planea un juego entre realidad y ficción que hace dudar al espectador sobre aquello que está viendo, una ambigüedad que Polanski ya recogió en La venus de las pieles (2013). De cara a la escritura del guion, el cineasta contó con la colaboración de Olivier Assayas cuyos dos últimos proyectos escritos eran sobre mujeres: “En cuanto Olivier captó la esencia del libro, hablamos sobre cómo queríamos adaptarlo y era innegable que estábamos en la misma onda”.

Una adaptación que se ha mantenido fiel a la novela original, ya que Polanski señala que siempre se esfuerza por mantenerse fiel al material original cuando realiza un trabajo de adaptación: “De niño me sentía muy decepcionado con las adaptaciones cinematográficas de mis historias favoritas, ya que eran películas que deseaba ver pero los personajes que me encantaban desaparecían. Entonces me prometí que si alguna vez trabajaba en cine y adaptaba una historia, me mantendría fiel”. En este proceso de escritura, Polanski apunta que tuvieron claro que Emmanuelle Seigner era perfecta para interpretar a la novelista, por lo que se lanzaron a la búsqueda de su contrapunto, alguien muy inquietante: Eva Green, una actriz a quien el director seguía desde su papel en Sin City: Una dama por la que matar.

Importante papel de Eva Green Sin apenas tiempo para ensayar, Polanski señala que se vio obligado a explorar cada escena con los actores a la par que rodaban la misma, siempre con el objetivo de crear un ambiente muy concreto. Y en este juego entre realidad y fantasía, que se convierte en el eje de la película, la interpretación de Eva Green se torna clave, ya que si bien comienza la película siendo una fanática de sus libros, inteligente y educada, detrás de esta cara amable parece haber oscuras intenciones... o no. Porque llegará un momento en el que la novelista Delphine no sabrá si aquello que está viviendo es real, o se trata de una historia de ficciónBasada en hechos reales.