“Con el corazón de otra caminé 750 kilómetros”

La Asociación de Enfermos y Trasplantados de Corazón y Pulmón se dio a conocer ayer en Durango

“En Euskadi somos privilegiados porque tenemos un índice de donación altísimo” “En España todavía hay 4.500 personas esperando un órgano y la espera es muy dura” “En la asociación tenemos trasplantados con una calidad de vida muy buena”

Kevin Doyle - Sábado, 2 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Durango - Tras superar un transplante de corazón hace 26 años, el durangarra Ramón Molina ha completado el camino de Santiago cuatro veces. Cuando peor se encontraba de salud se hizo la promesa de que si se recuperaba comenzaría a andar. Dicho y hecho. “De no andar nada, soy la primera persona que con el corazón de otra hice 750 kilómetros andando”, explicó ayer orgulloso quien es uno de los fundadores de la Asociación de Enfermos y Trasplantados de Corazón y Pulmón de Euskadi (Atcore), que ayer impartió una jornada de concienciación en un centro comercial de la villa.

A sus 72 años, Ramón participa en numerosas jornadas de este tipo. Preguntado por su implicación con Atcore aseguró que “me sentía en deuda con la sociedad y siempre he querido transmitir lo importante que puede llegar a ser la donación”, aseguró agradecido, añadiendo que “sobre todo intento dar moral a la gente que lo está pasando mal a la espera de encontrar un donante”.

Con el objetivo de ayudar en la divulgación y concienciación sobre la importancia de la donación de órganos, fueron muchas personas las que pasaron ayer por la mesa informativa instalada en el centro comercial durangarra. Allí se encontraba José Antonio Arteaga, presidente de la entidad y trasplantado de corazón hace 21 años, quien dio a conocer cuál es la situación actual de la donación de órganos. “En Euskadi somos privilegiados porque tenemos un índice de donación altísimo pero hay que seguir peleando y no nos podemos dormir en los laureles”, apuntó el vecino de Basauri, quien quiso “agradecer a todos los donantes -al mío se lo agradezco prácticamente todos los días- ese altruismo y obra de caridad que han hecho”.

En lo que a número de donaciones se refiere, “la Organización Mundial de la Salud (OMS) decía que una cifra buena eran 40 donantes por millón de población y el año pasado Euskadi ha llegado a 70”, explicaron orgullosos desde Atcore. Otro de los voluntarios presentes en la jornada de concienciación fue el bilbaino Abel Corral, transplantado de corazón hace siete años, quien quiso recordar que “en España todavía hay 4.500 personas esperando un órgano y la espera es muy dura”.

El tercer integrante de la entidad que estuvo ayer en Durango fue el bilbaino y tesorero Carlos Rodelgo. “Yo tuve un infarto y me pude recuperar sin necesidad de un trasplante”. En referencia a los casos de sus compañeros que no corrieron la misma suerte, Carlos aseguró que “si no hay trasplante, ninguno de los dos estaría hoy aquí. En la asociación tenemos trasplantados con una calidad de vida muy buena”.

Dar vida La Asociación de Enfermos y Trasplantados de Corazón y Pulmón de Euskadi (Atcore) es una asociación benéfica y sin ánimo de lucro, cuyo propósito es dar testimonio directo a las personas que necesitan un trasplante y sobre todo a quienes pueden donar hacerles llegar que un acto altruista de este tipo es “dar vida”, defendieron.

Con motivo del Día Nacional del Donante que se celebrará el próximo miércoles, Atcore instalará una mesa informativa en la calle Diputación de Bilbao para concienciar a la ciudadanía.