Iñaki Calvo Alpino Tabira

“Me quedo sobre todo con las caras de los niños cuando los cuernos empiezan a sonar”

Iñaki Calvo, vicepresidente del Alpino Tabira (J.M.M.)

Cientos de mendizales tomarán parte mañana en la decimoquinta edición del Día de los Montes Bocineros, que este año hará cumbre en el monte Oiz

Una entrevista de K. Doyle Fotografía de Jose Mari Martínez - Sábado, 2 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Garai - Organizado por las Juntas Generales de Bizkaia desde el año 2004, coincidiendo con el 25 aniversario del restablecimiento de esta institución en la época moderna, la salida se ha convertido un cita obligada para los amantes de la montaña. En la organización de este año ha colaborado el club durangarra Alpino Tabira. Su vicepresidente, Iñaki Calvo, descubre los grandes atractivos de la consolidada y esperada jornada.

¿Qué tiene esta celebración que la hace tan esperada para muchos aficionados a la montaña?

-El hecho de recuperar la tradición ancestral de subir a los Montes Bocineros le dan un sentimiento especial. Y es que en Euskadi somos muy de mantener y defender nuestras raíces. La verdad que es muy bonito ver cómo los padres trasladan a sus hijos esta costumbre y pienso que es muy importante darla a conocer porque ellos serán quienes continuarán con la tradición.

¿Qué dice la leyenda?

-Que la tradición de llamar a las Juntas Generales en el territorio de Bizkaia se remonta a los siglos XV y XVI. Se subía a la cima de los cinco montes y se hacía una llamada con cuernos a la vez que se encendían hogueras en las distintas cumbres. El primer monte desde que se tocaba el cuerno era el Gorbeia, y seguidamente contestaban desde las otras cimas.

¿A qué hora partirá el grupo?

-El llamamiento oficial es a las 9.00 horas para salir desde Garai y completar un recorrido que hemos marcado previamente. El trayecto estará guiado por monitores con el objetivo de llegar poco antes de las 12.00 horas al monte Oiz.

¿Se trata de un recorrido apto para todas las edades?

-Está dirigido a todo el mundo por las buenas condiciones del terreno. Estamos hablando de poco más de 16 kilómetros entre subir y bajar. Como siempre, el ritmo será tranquilo y llevadero;que nadie se quede en casa por miedo a la dificultad del recorrido. Los actos organizados se iniciarán sobre las 11.45 horas, con una exhibición de danzas vascas y música de la mano de Kriskitin Dantza Taldea.

A mediodía llegará el momento más significativo de la jornada: el toque del cuerno desde la cima del monte bocinero Oiz, emulando así a las llamadas de antaño. Describa ese momento.

-Es precioso ver cómo tantísima gente sube al monte con su propio cuerno y lo hacen sonar. En Balmaseda existe una tradición terrible y desde Bermeo suelen traer cuernos hechos con caracolas de mar. Me quedo, sobre todo, con las caras de los niños cuando los cuernos empiezan a sonar. Se trata del momento más emocionante del día y es bonito pensar que hacemos algo que se hacía siglos atrás. Pienso que es una gran oportunidad para disfrutar del monte y de nuestras tradiciones.

Ha participado en todas las ediciones desde 2004. Defina el sonido del cuerno.

-No es fácil definirlo pero suele ser muy ruidoso y algo parecido a las sirenas de los barcos. Escuchar a los que tocan bien es precioso, pero hay gente para todo (risas).

Tras el toque de cuerno... tiempo para recuperar fuerzas.

-No podía faltar el tradicional lunch en un paraje inmejorable. Además, las Juntas Generales entregarán un regalo, que no quiero desvelar, a todos los asistentes.

¿Ganas de pasar el testigo?

-Es lo que manda la tradición. Nos toca colaborar cada cinco años y le pasaremos el cuerno al representante del club organizador del próximo año, que será Gailurra en la subida al Ganekogorta.

¿Qué le supone al club de montaña Alpino Tabira colaborar en la organización de este día?

-Para nosotros es una satisfacción poder colaborar en este día y la implicación de los integrantes del club es total. Después ves a tanta gente disfrutar y te quedas satisfecho con el trabajo realizado.

¿Por qué la ciudadanía no debe perderse este día?

-Porque es una tradición nuestra y entre todos hay que colaborar para mantenerla viva. En este objetivo, las nuevas generaciones juegan un papel fundamental porque son nuestro relevo natural.

El año pasado participó un millar de personas en la subida a Sollube. ¿Igualarán la respuesta?

-Salió un día precioso y el tiempo influye muchísimo en la respuesta por parte del público. En el Día de los Montes Bocineros, si el tiempo acompaña, se llega fácilmente a las mil personas. En 2008 nos hizo malísimo y así todo participaron unas 500 personas.

Parece que han dado tiempo inestable.

-Hay previsión de tormentas pero esperemos que durante toda la mañana nos respete el agua y no haya niebla. ¡Vamos a ser optimistas!

Un deseo para el día de mañana.

-Que salga bueno, no haya niebla y se pueda disfrutar del paisaje. Otro deseo no puedo pedir (risas).

Secciones