acero y al aluminio

Euskadi respalda la decisión de Europa de fijar aranceles a productos de EE.UU.

Urkullu apoya las medidas “para defender el empleo” en la siderurgia europea

Adrián Legasa - Sábado, 2 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

bilbao - Euskadi mostró ayer su respaldo a la Unión Europea y a las medidas anunciadas como respuesta a los aranceles de Estados Unidos al acero y al aluminio, que fueron confirmados por su presidente Donald Trump el pasado jueves. “Una mala noticia”, indicó ayer el lehendakari, Iñigo Urkullu, en su visita a la empresa HA Ilarduya de Zornotza, en la que aprovechó para alinearse con la decisión anunciada por Bruselas de responder con medidas arancelarias a los productos estadounidenses. “Euskadi respalda las medidas que se adopten para defender la actividad y el empleo”, dijo Urkullu.

La economía vasca tiene motivos para la preocupación por el peso específico que tiene su siderurgia, aunque desde que Trump empezó a esbozar su política proteccionista en el mes de marzo también han aparecido mensajes tranquilizadores. En cifras, las exportaciones vascas de acero a Estados Unidos suman unos 200 millones de euros al año, menos del 10% de todos los productos siderúrgicos que salen de Euskadi al mundo. Así lo resaltaba a DEIA en abril el presidente de la patronal vizcaina del metal, José Luis López Gil, quien considera que es factible que el acero vasco que viaja a Estados Unidos y que ahora se verá penalizado con un recargo del 25% pueda encontrar acomodo en otros mercados.

En todo caso, el lehendakari no dudó en valorar que la confirmación de los aranceles de Trump es una noticia negativa para los intereses de la economía vasca, y en ese sentido compartió la respuesta inicial que ha anunciado la Unión Europea de imponer a su vez aranceles a los productos que llegan de Estados Unidos. Entre estos podrían estar, además de bienes vinculados al acero y el aluminio, productos de alimentación como el maíz o los arándanos, y otros textiles como los pantalones vaqueros. Además, Bruselas denunció ayer formalmente a Estados Unidos ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) para que esta se pronuncie y ejerza de jueza de la disputa.

“Euskadi respalda la posición de la UE y las medidas que se adopten para defender la actividad y el empleo en un sector básico de la industria”, dijo Urkullu en referencia a las acerías vascas.

“respuesta rápida” En la misma línea, la patronal vasca incidió en que es necesaria una respuesta “rápida, unitaria y proporcionada” ante los aranceles impuestos por Estados Unidos al acero y aluminio procedentes de Europa -también están afectados México y Canadá-. El director general de Confebask, Eduardo Arechaga, indicó que las medidas de Trump responden a políticas proteccionistas y “de rivalidad comercial” que “no se veían desde hace décadas”. “Es volver a unas épocas muy pasadas que creíamos olvidadas”, señaló el número dos de la patronal vasca.

“No nos dejan más remedio que imponer aranceles adicionales”, señaló el jueves el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, quien aseguró que “defenderá los intereses de la Unión”. Ayer Bruselas optó por rebajar el tono para tratar de calmar la tormenta y aseguró, en palabras de la representante para la Política Exterior, Federica Mogherini, que la Unión Europea “no está en guerra con nadie”. “No queremos estarlo. Para nosotros esto está fuera de cualquier planteamiento”, indicó la jefa de la diplomacia europea el mismo día en que Europa ponía en marcha la maquinaria para responder con la misma moneda y fijar aranceles a los productos procedentes de Estados Unidos.

Más duro se mostró el presidente francés, Emmanuel Macron, quien ha llamado a Donald Trump para manifestarle su descontento por los aranceles y para decirle que “el nacionalismo económico perjudicará a todo el mundo, también a Estados Unidos”, según explicaron desde el Elíseo parisino.

Pese a la confirmación de los aranceles de Trump y el inicio de la guerra comercial, los mercados mantuvieron ayer el comportamiento alcista del jueves y las bolsas europeas cerraron en positivo tras el acuerdo para formar gobierno en Italia.