9 meses de prisión

Condenan a un vecino de Barakaldo por maltrato y abandono de cuatro equinos

Dejó sin alimento a los animales lo que llegó a causar la muerte de una de las yeguas

Un juzgado de Barakaldo ha condenado por maltrato animal a 9 meses y un día de prisión al dueño de un burro, dos yeguas y un potro, al considerar probado que les abandonó sin alimento, lo que causó un grave deterioro en la salud de los animales y la muerte de una de las yeguas.

EFE - Domingo, 3 de Junio de 2018 - Actualizado a las 09:22h.

BILBAO. En una sentencia fechada el 19 de mayo, el juzgado de lo Penal número 1 de ese municipio se ha dictado tras un acuerdo entre las acusaciones y el acusado quién ha asumido su responsabilidad como autor de delito continuado a la protección de la fauna y animales domésticos y el pago de una indemnización a la asociación de defensa animal Aprova de 934 euros que se tuvo que hacer cargo de los animales, a cambio de la suspensión de la condena.

La resolución ha considerado probado que el 18 de febrero de 2015 miembros de esa acusación en defensa de los animales hallaron en una zona rural del barrio de Cruces de Barakaldo a un burro, propiedad de un vecino de esa localidad al que "no había prestado los cuidados mínimos".

El día 20 de febrero de 2015 en la zona de Zubieta de Barakaldo, miembros de la asociación en defensa de los animales junto con agentes de la Ertaintza hallaron tres caballos, -dos yeguas y un potro- propiedad del acusado, que se encontraban sin comida y en total estado de desnutrición. 

En concreto, "todos presentaban signos de deshidratación, apreciándose que habían sufrido una inanición prolongada que les había provocado un estado de caquexia que ponía en peligro cierto la vida de los animales", ha explicado la sentencia.

Los animales presentaban también "laceraciones y escaras en cara y prominencias óseas debido a los medios o procedimiento de contención, dando lugar a heridas profundas e infectadas, todo fruto de la mala o inexistente alimentación".

"Su estado era tal que una de las yeguas murió el 27 de febrero de 2015", ha señalado el juzgado.

De esa manera, el juez ha asumido el acuerdo alcanzado entre el fiscal, la acusación particular representada por APROVA y la defensa del acusado por el que se condena al dueño de los animales a la pena de 9 meses y un día de prisión con la inhabilitación especial por tiempo de dos años para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales.

Sin embargo, el juzgado ha suspendido la pena con la condición de que el acusado no vuelva a delinquir y que abone en concepto de responsabilidad civil a APROVA 934,83 euros.

Secciones