pala

Mil veces Gaubeka

Gaubeka, en el partido de ayer en Armintza. (Borja Guerrero)

El actual campeón individual cumplió ayer un millar de encuentros en el campo profesional en armintza

I. G. Vico - Domingo, 3 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

Bilbao - Esteban Gaubeka compartió ayer gerriko con Alfonso Echavarren en el Open Internacional Bizkaia de pala en el frontón de Armintza, en su casa. No fue un partido cualquiera, ya que tuvo un aroma especial. El delantero vizcaino, actual campeón del mundo Individual, sumó su encuentro número mil en el campo profesional desde que debutó el 21 de diciembre de 2002 en el Club Deportivo de Bilbao. Ha llovido mucho. El Gallo se llevó el triunfo en la cita redonda, que fue la guinda del pastel de una jornada de las que no se olvidan. El puntillero y el zaguero aficionado de Iruñea remontaron después de encajar un doloroso 0-10 en la primera manga. La remontada, tras tres jokos duros (10-8, 10-5 y 10-8), puso otra victoria en la cuenta de resultados del armintzarra, que ya está en las semifinales de la competición.

En cualquier caso, Gaubeka tiene la costumbre de apuntar todos los enfrentamientos que disputa. El almanaque iba ampliándose poco a poco hasta alcanzar ayer los tres ceros en su casillero. Pasados los quince años en el profesionalismo, Gaubeka pone una marca inmensa en el leño. Pocos han sido ungidos para tales honores. “Lo primero que significan estos mil partidos es que me estoy haciendo mayor. Pero sigo jugando y sintiéndome igual. Estoy disfrutando tanto o más que antes. Cualquiera no llega a esto. Voy a hacer 16 años en la pala profesional y estoy contento de seguir a la élite”, manifiesta el puntillero vizcaino, cinco veces campeón del Individual. La última quedó sellada en el Bizkaia de Bilbao en marzo. “Acabo de ganar el Individual, me veo arriba del todo y estoy orgulloso de cómo está saliendo esta temporada”, confiesa el palista, quien admite que “eso quiere decir que estoy haciendo las cosas bien y trabajando fuerte”. “A los rivales les cuesta ganarme y me queda cuerda para rato”, apostilla.

La casualidad y el calendario del Open Internacional Bizkaia, que ha sufrido cambios desde su presentación, han determinado que los mil tirones de orejas queden marcados para Armintza. Ayer vivió un día de celebración, que culminó “con el cuchillo entre los dientes”. “Es una coincidencia que haya sido en mi pueblo. Suelo contar todos los partidos que juego y coincidió. Además, se trató de un día importante para mí, porque el primer fin de semana de junio nos solemos juntar muchos amigos del pueblo. Fue especial”, manifiesta Esteban, que maneja el ábaco desde que se estrenara en las canchas profesionales. “Soy metódico y cuento contrarios, partidos ganados, de los que tengo más, y perdidos”, desbroza Esteban. Aun así, en Armintza no hubo fiesta para el delantero. Da igual que sea el partido mil o el 999. “En la cancha siempre se sale a tope. Además, nos jugábamos la primera plaza del Open Internacional. El duelo anterior se nos escapó por un juego y no pudimos seguir invictos, así que queríamos desquitarnos”, remacha.

La jornada Carlos Baeza y Sylvain Brefel, que no aflojan, triunfaron en el primer envite del festival de Armintza a Zubiri-Ibai Pérez por un claro 3-0 (1-10, 2-10 y 5-10).

Secciones