el tercer refuerzo tras capa y ganea

Otra pieza para Berizzo

Dani García, en una acción ante el madridista Modric en el último Eibar-Real Madrid disputado en Ipurua. (Javier Colmenero)

Al Athletic oficializa el fichaje de Dani García por cuatro temporadas y una cláusula que se eleva a los 70 millones de euros. Se convierte en el tercer refuerzo tras Capa y Ganea

Pako Ruiz - Lunes, 4 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

bilbao - Se trataba de un secreto a voces. Solo faltaba conocer el día en que se hiciera oficial. Es una cuestión que entra en la hoja de ruta del Athletic, que maneja los plazos a la hora de hacer públicos novedades que son vox populi. La de Dani García (Zumarraga, 24 de mayo de 1990) era una de ellas. Se conocía desde meses atrás. La diplomacia ofrece en este sentido su trascendencia. El Eibar conocía el paso que iba a dar el que ha sido hasta la fecha su último capitán. Tocaba gestionar los momentos, con el fin de no dañar ciertos intereses. El propio jugador, que el sábado disfrutó de la ceremonia y del banquete de la boda de Yuri Berchiche -aún futbolista del PSG y que también podría recalar en el conjunto rojiblanco-, se había encargado de echar balones fuera cuando le cuestionaban sobre su futuro, tal como ocurría con el resto de compañeros en el vestuario armero. Ayer se oficializó una noticia que se esperaba desde tiempo atrás. Dani García, un centrocampista cumplidor y que presume de un muy buen rigor táctico, se convierte en nuevo jugador del Athletic hasta el 30 de junio de 2022, cuando tenga ya cumplidos 32 años de edad, y con una cláusula de rescisión que se eleva a los 70 millones de euros, la más alta de la actual plantilla bilbaina solo por detrás de los 80 millones que rezan las de Kepa Arrizabalaga, Iñaki Williams e Iñigo Martínez.

El anuncio de la contratación del jugador guipuzcoano, que comparte vecindad con Mikel Balenziaga, se produce cuatro días después de la de Eduardo Berizzo como nuevo técnico de los leones, por lo que el argentino dispone de una nueva pieza que se suma a su proyecto, aunque en este caso lo conocía de antemano debido al acuerdo al que llegó el Athletic con Dani García en enero. Un movimiento remoto en el tiempo que tuvo lugar mucho antes de la intención de buscar en Berizzo el recambio de Kuko Ziganda en el banquillo, por lo que el ya exjugador armero llega a Bilbao como una apuesta de la dirección deportiva y no del nuevo entrenador, a imagen y semejanza de lo que sucediera en 2013, cuando el club fichó a Kike Sola y Xabi Etxeita con anterioridad al regreso de Ernesto Valverde, que no los había reclamado, tal como se comprobó a posteriori a tenor de la escasa confianza que tuvo en ellos.

Dani García recala en el Athletic como un paso cualitativo en su carrera, fraguada desde el barro. Se reencontrará, además, en el vestuario rojiblanco con Ander Capa, con el que mantiene una profunda ligazón profesional desde que ambos debutaran en el Eibar. Un año antes lo hizo el portugalujo, entonces jugador del filial armero, por una circunstancial puntual, pero no fue hasta la campaña 2012-13 cuando se asentaron. Curiosamente, los dos se estrenaron ante el Bilbao Athletic de Ziganda en Ipurua, si bien en dos cursos diferentes.

un largo camino El recorrido de los dos nuevos rojiblancos en el Eibar ha sido parejo y no olvidarán la eliminatoria de la Copa de aquel curso ante el Athletic de Marcelo Bielsa y en la que el equipo azulgrana, que militaba en Segunda División B, dio la campanada al dejar en la cuneta a los leones. Dani García y Capa se despidieron también conjuntamente de Ipurua en el penúltimo encuentro de la pasada liga frente al Las Palmas, con victoria por la mínima de los de José Luis Mendilibar, el entrenador que les ha curtido.

El de Zumarraga llegó al Eibar en el verano de 2012 en calidad de cedido por la Real Sociedad, pocas fechas después de que la entidad realista le contratara procedente del Getafe B. No en vano, Dani García, un futbolista de equipo, se estaba ganando las habichuelas en la Segunda División B, ya que durante dos campañas había ejercido en el Alicante antes de recalar en el filial azulón, donde hizo méritos. La Real le reclutó como una apuesta de futuro, pero se quedó en una mera intención. Al parecer, sus prestaciones en el Eibar no debieron seducir en Zubieta y Dani García se desvinculó del club txuri urdin para erigirse en futbolista en propiedad de la entidad azulgrana.

Dani García ha hecho historia en el Eibar, donde ha sacado galones pese a la competencia que le llegaba en su puesto temporada tras temporada. Sus números como armeros retratan una jerarquía y una regularidad que le ha generado su fichaje por el Athletic por cuatro temporadas. Ha consumado 224 partidos en el conjunto armero, 137 de ellos en Primera División, con un recorrido de 11.970 minutos en la máxima categoría, lo que acentúa el rol de un futbolista hecho a sí mismo desde la humildad.

la cifra

137

Secciones