protagonismo evidente

Luis Rubiales pasa factura

El presidente de la RFEF intentó quitar la senyera a la capitana del Barça y acusa a Larrea de gastar 2 millones en un viaje a Rusia para 150 personas

Julián Goikotxeta - Lunes, 4 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

bilbao - Luis Rubiales, presidente de la Federación Española de Fútbol desde el pasado 18 de mayo, está decidido a cobrar un grado de protagonismo evidente, en las antípodas de su antecesor, Ángel María Villar, quien hacía todo lo posible por pasar desapercibido ante el ojo de los medios de comunicación.

La noche del sábado, en el estadio Romano de Mérida y tras la final de la Copa femenina que el Barça ganó al Atlético de Madrid (1-0), intentó que la capitana del Barcelona no colgara del asa del trofeo la senyera catalana, argumentando después un asunto de “protocolo”, pero que bien pudo alterar la alegría de la celebración. Ayer buscó a los medios de comunicación desplazados a Vila-Real con motivo del partido amistoso entre la selección española y la de Suiza para pasarle factura a su contrincante electoral, el guipuzcoano Juan Luis Larrea, y el antiguo régimen que compartió con Villar acusándole de despilfarro.

Según denunció Rubiales, Larrea había montado un viaje por todo lo alto a Rusia para directivos de la federación, familiares de jugadores y patrocinadores con motivo del Mundial.

Rubiales la soltó en cuando le preguntaron por las primas de los internacionales, que será de menor cuantía, explicó, a causa del faraónico viaje para 150 personas que ha costado a las arcas de la RFEF la friolera de dos millones de euros porque, advirtió el presidente, es una cantidad que ya no se puede reclamar.

“Lo que me ha producido un tremendo enfado es que hay un viaje pactado para directivos, para patrocinadores y familiares que ronda los dos millones de euros. Me parece un despilfarro tremendo, estoy muy, muy enfadado porque directivos que estaban en un momento de transición hayan cerrado esto”, aseguró.

Rubiales sin embargo considera que el viaje se debe llevar a cabo, muy a su pesar. “No lo podemos devolver, por eso creo que debemos viajar, que se debe invitar también a los familiares de los futbolistas, a los directivos y a los patrocinadores, pero organizar unas macrovacaciones de siete u ocho días en hoteles de superlujo... La Federación no está para eso. Ahora nos lo vamos a comer con papas, pero a partir de la Eurocopa o el próximo Mundial las cosas no se van a hacer así”, advirtió el expresidente del sindicato de jugadores, tiempo durante el cual también asistió a eventos parecidos, luego ya conocía esta costumbre, y entonces no puso el grito en el cielo como ahora. A Rubiales le han recordado a raíz de sus reproches que cuando estaba al frente de la AFE viajó a Nueva York a entregarle un premio a David Villa acompañado de media docena de invitados.

“Lo que nos transmiten es que fue una orden verbal de Juan Luis Larrea. Me parece una falta de responsabilidad tremenda, como el hecho de que siga en la UEFA y otras muchas cuestiones que, por dignidad y democracia, el fútbol español debe empezar a plantearse”, añadió el presidente de la RFEF.

Larrea, preguntado al respecto, negó toda responsabilidad en la gestión del viaje, y desde luego de haber lo autorizado, aunque sí admite que ese tipo de viajes se han hecho siempre como una manera “de premiar a la gente que trabaja para el fútbol”.

La supercopa, a un partido El presidente de la RFEF además adelantó que es “muy posible” que la Supercopa de España, que enfrentará al Barcelona, en su condición de doble campeón, con el Sevilla, el finalista copero, se dispute excepcionalmente este año a partido único.

La fecha única persigue descargar de partidos sobre todo al equipo andaluz que, al haber terminado en la séptima posición liguera, debe disputar tres eliminatorias previas para clasificarse a la fase de grupos de la Europa League. “Estamos planteándonos la posibilidad de que sea a un partido, pero para ello tiene que haber una compensación económica tanto a la propia Federación, que pierde un partido televisado y parte de la taquilla, y a los clubes”, advirtió Rubiales.