nuevo jugador rojiblanco

Dani García: "No soy el salvador del Athletic"

(Youtube/Athletic)
El nuevo jugador del Athletic, Dani García. (EFE)

dani garcía desveló ayer durante su presentación como nuevo jugador rojiblanco que cumple “un sueño” y dijo estar “intrigado” por ver con qué idea de fútbol llega berizzo

Aitor Martínez - Martes, 5 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

bilbao - El Athletic ha iniciado ya su proceso de reforma. Una pequeña reconstrucción con la que intentar hacer olvidar la pasada temporada y recuperar parte de la ilusión perdida en los últimos meses, en los que ni el juego ni los resultados han acompañado. Hasta la fecha, Josu Urrutia y su Junta Directiva han abordado el cambio de entrenador y han presentado a las que de momento son las tres caras nuevas del próximo curso, siempre a la espera de que pudiera confirmarse algún fichaje más antes del cierre del mercado. Eduardo Berizzo tendrá la próxima campaña a su disposición a dos laterales nuevos: Ander Capa y Cristian Ganea, y a un centrocampista: Dani García (Zumarraga, 24-V-1990), que ayer fue presentado en San Mamés como jugador del Athletic, con quien se ha comprometido hasta el 30 de junio de 2022 con una cláusula de rescisión de 70 millones de euros. El trío de novedades reforzará tres posiciones del terreno de juego en las que el conjunto rojiblanco mostró notables carencias a las órdenes de José Ángel Ziganda, con mención especial para el centro del campo. Ahí, ninguno de los cinco candidatos aportó cuanto se esperaba de ellos y la contratación del excapitán del Eibar, un secreto a voces desde hace meses, ayudará a aumentar la competencia en el seno de una plantilla con muchos efectivos a día de hoy.

Dani García asumió con naturalidad la competencia durante su comparecencia como nuevo jugador del Athletic, aunque no tardó demasiado en aclarar que no es el salvador de nadie. “Yo no soy el salvador del Athletic, ni mucho menos”, expuso al ser cuestionado por los problemas del equipo en la zona ancha. “En el fútbol lo malo es el presente. Lo malo o bueno, como lo quieras ver. Hace años que vengo a San Mamés a ver al Athletic y han dado un rendimiento de la leche. Se viene jugando en Europa muchos años seguidos y por un año malo nos quedamos con ese. Hay que tener toda la confianza del mundo tanto en mí como en todos los compañeros. La competitividad que va a haber se verá reflejada en el campo y ojalá haya un año bueno”, declaró.

Además, el guipuzcoano tuvo buenas palabras para los que ya son sus nuevos compañeros: “Todos lo mediocentros que estamos hemos dado un nivel altísimo. Conozco a todos con los que comparto posición. Muchos son de mi agrado, aunque creo que cada uno somos diferentes”. En este sentido, Dani García se definió como “un jugador defensivo y táctico” que puede “aportar un equilibrio al equipo”, algo que “siendo egoísta”, consideró “necesario” en un equipo. “Por lo demás, técnica y físicamente son diferentes a mí. Lo bueno es que la competitividad interna hace que cada uno nos superemos. Empezamos todos desde cero, con la máxima confianza posible. Ahora a ganarse el puesto y que sea por el bien del equipo”, añadió.

La próximo temporada, que arrancará el tercer fin de semana de agosto, será la quinta del exarmero en la máxima categoría, en la que se estrenó en el verano de 2014. Un debut que le llegó con Gaizka Garitano en el banquillo y al que en las tres últimas campañas ha dado continuidad José Luis Mendilibar. “He cambiado mucho mi forma de jugar. Con Gaizka era más estático y Mendi no me dejaba estar quieto. Con Mendi tenía que hacer coberturas a todos los lados y con Gaizka ayudar más a los centrales”, reconoció antes de asegurar que le gusta “aprender de cada entrenador”. “Los cambios son duros porque cuesta cambiar la cabeza, los movimientos que te pide cada entrenador, pero para eso está la pretemporada. La primera semana nos costará, pero de ahí en adelante lo iremos pillando todos”.

Así, el nuevo centrocampista rojiblanco dijo estar deseoso por dar comienzo a su nueva etapa y poder conocer al técnico argentino, con quien no ha hablado aún. “No he tenido ningún contacto con él, sí con algunos de mis nuevos compañeros, a quienes conozco de la Euskal Selekzioa o de haber compartido algunos días de vacaciones. Estoy intrigado por la idea de fútbol que tiene y por ver cómo entrena”.

En este sentido, cuestionado acerca de sus enfrentamientos ante equipos dirigidos por Eduardo Berizzo, Dani García recordó lo que el Celta les hizo sufrir en la temporada de su debut en la máxima categoría: “El primer año nuestro en Primera en el Eibar cuando jugamos contra el Celta me quedé alucinado. Fue el partido que más sufrí porque por dentro tenían una movilidad muy alta y cuando perdían el balón estaban dispuestos a presionar. Un entrenador tiene que jugar con las piezas que tiene y en el Sevilla tenía jugadores distintos a los del Celta. Creo que ahí cambió un poco su idea. Por eso estoy intrigado por saber qué idea tiene. No sé si quiere tener más la idea del Celta o la del Sevilla, pero ha hecho grandes campañas en otros equipos. Soy un jugador muy futbolero y me gustan mucho las diferentes ideas”.

una vieja obsesión Entre las distintas cuestiones que trató Dani García, una de ellas, al margen de que apareciera con el ojo izquierdo algo inflamado, que tal y como explicó se debió a un golpe fortuito que se llevó el pasado viernes mientras entrenaba con el Urola, equipo en el que ha actuado como segundo técnico, fue el de su deseo de fichar por el Athletic. Una especie de obsesión para el centrocampista, que se formó en las categorías inferiores de la Real Sociedad. “Para cualquier euskaldun es un sueño jugar en el Athletic. Desde que tomé la decisión de salir del Eibar lo mejor que me podía pasar era venir al Athletic. Cuando subimos a Primera, me abrí al mercado y mi representante me decía que teníamos opciones de salir, yo le preguntaba todo el rato si había llamado el Athletic. Cuando me decía que no, me llevaba una desilusión porque para mí era una ilusión jugar en un club tan importante. Cuando me dijo que el Athletic me había llamado tuve la certeza de a dónde tenía que ir. Para mí era un sueño jugar en Primera y estar aquí es un sueño más. Me lo tomo como un premio”, reconoció ayer.

El centrocampista desveló también que fue él mismo quien habló con el Eibar en enero para informar que fichaba por el Athletic. “El verano pasado lo hablaba con mi familia y mis representantes y creía que ya había cumplido una etapa en el Eibar y era importante cambiar. Yo le dije al club en enero que había tomado la decisión de irme al Athletic, que me respetaran la decisión y si podían estar en silencio, mucho mejor, sobre todo por lo que venía al equipo”, declaró Dani García, que aseguró estar “con mucha ilusión por empezar” a entrenar en su nuevo equipo.

Un futbolista que no ocultó que arriesga “mucho” viniendo al Athletic, pero al que le gustan “los retos”. “La exigencia que hay en el Athletic me va a venir muy bien”.

Secciones