48ª Feria del Libro de Bilbao

Joan Mari Torrealdai: “Este premio simboliza la libertad de expresión por la que he luchado”

El periodista y escritor vizcaino Joan Mari Torrealdai recibió ayer la Pluma de Oro en la 48ª Feria del Libro de Bilbao

Araitz Garmendia - Martes, 5 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Bilbao - Que la pluma es más poderosa que la espada ya lo dijo el dramaturgo y novelista inglés George Earle Bulwer-Lytton en el siglo XIX. Hoy siguen existiendo autores que se valen de la escritura para sus particulares luchas, un don que le han atribuido en varias ocasiones a Joan Mari Torrealdai, que ayer recibió, por su contundente estilo, la Pluma de Oro en la 48ª Feria del Libro de Bilbao. Andoni Iturbe, director general de Cultura de la Diputación Foral de Bizkaia hizo entrega del galardón, junto a José Ramón Taranco, de Laboral Kutxa;el presidente de la Cámara del Libro de Euskadi, José Agustín Iturri;el presidente de la Asociación de Libreros, Kepa Torrealdai;el Coordinador de las Ferias del Libro de Euskadi, Asier Muniategi, y Joxe Mari Sors, gerente de Elkar.

“Recibo con enorme ilusión este premio, ya que yo simbolizo en esta pluma la libertad de expresión por la que he luchado”, afirmó Torrealdai durante el acto celebrado en El Arenal bilbaino. El que fue director de la revista Jakindurante décadas expresó así su emoción por un galardón que “significa muchísimo para mí. Es el reconocimiento a mi independencia, a mi labor periodística y a mis años al frente de la revista”. Durante la entrega del premio, los responsables de la Feria resaltaron los méritos de Torrealdai, asegurando que “mucho se habla y se hablará de su trabajo, y sobre todo de su aportación a la cultura”. De hecho, el autor, “comprometido con el país y sobre todo con la cultura vasca”, estudió Teología y se doctoró en Sociología y en Ciencias de la Información, con la primera tesis en euskera en la Facultad de la UPV-EHU.

“Algunos de sus proyectos se pusieron en marcha, otros fueron truncados cuando ya estaban en pleno funcionamiento y otros, en cambio, siguen a la espera de que algún día puedan ver la luz”, dijeron los organizadores, quienes agregaron que el escritor vizcaino es “muy trabajador, tanto en solitario como en equipo;es decir, es laborioso y compañero a partes iguales”. “Es un líder que sabe analizar los caminos y medios que son necesarios para lograr los objetivos, tomando siempre en consideración las aportaciones de los demás e impulsando así el trabajo colectivo”, concluyeron.

Este reconocimiento se suma a otros logrados por el creador, como el Premio Lauaxeta de 2010, otorgado por la Diputación Foral de Bizkaia, por su dedicación al estudio y al fomento del euskera, o el Premio Manuel Lekuona de 2015 que concede Eusko Ikaskuntza, también por su labor de difusión de la lengua y la cultura vasca.

Su trabajo, además, le valió en 2007 el nombramiento académico de número de Euskaltzaindia, tras lo cual en 2011 sustituyó al fallecido José Antonio Arana Martija como responsable de la Biblioteca Azkue de dicha institución.

su último trabajo Veinte años después de la publicación deEl libro negro del euskera, que documenta la represión a la que es sometida la lengua vasca al menos desde el siglo XVIII, el escritor Joan Mari Torrealdai decidió publicar Asedio al euskera(Txertoa), un trabajo en el que realiza un compendio de textos con el fin de concienciar del “supremacismo lingüístico español”.

El volumen consta de cuatro capítulos cronológico-temáticos. El primero recoge el de la Revolución francesa, y le siguen el periodo que va desde el siglo XVIII a Franco;el franquismo y, finalmente, la época autonómica. El autor finaliza este trabajo literario con un quinto capítulo que lleva por título Todo es ETA, y en el que analiza, entre otras cosas, el polémico caso del periódico Egunkaria, de cuyo consejo de administración Joan Mari Torrealdai fue presidente.