Mesa de Redacción

Moción, resacón, fotomatón

Por Susana M. Oxinalde - Martes, 5 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

NI en sus mejores sueños Pedrosán hubiera acariciado que en menos de una semana iba a ser presidente del Gobierno con el historial cenizo que venía arrastrando. Tampoco en sus peores pesadillas el PP hubiera imaginado esa peineta colectiva fraguada en horas después de legislatura y media siendo el primo de Zumosol de la política española, con sus “¡que se jodan!”, sus tesoreros, sus paraísos fiscales y toda su política de demolición. Rajoy ha sido el más pésimo presidente que ha dado la democracia, más que Aznar, que ya es decir, porque los locos suelen descansar de sus enajenaciones, pero alguien como Mariano no descansa nunca. La alineación de planetas en la política española con esa moción que fue cambiando de color según las horas debiera ser estudiada por los físicos, los feriantes, los ingenieros y los psicólogos. La suerte, los intereses, el encaje, el navajeo, la impotencia, el aislamiento parió todo un jamacuco político de los adalides del latido de la gente. Pura soberanía. Nos fuimos el viernes de fin de semana con un presidente y ayer teníamos otro porque la política es eso, un eterno Plan Renove. Sánchez llega con cara de flexigobernar, se le escapó una risita infantil al saludar a un rey en la primera vez que nombra a un presidente cuando le cambia el paisaje. El monarca, pálido y con la boca seca, también venía de un gran resacón que ha dejado la más grande galería de caras de fotomatón.

susana.martin@deia.eus