un verso suelto dentro del Partido

Margallo calienta la reunión del PP al cargar contra Santamaría

Margallo, Sáenz de Santamaría y Rajoy, cuando los tres se sentaban en el banco azul.

El exministro no apuesta por su excompañera de gabinete para liderar el partido tras Rajoy

J. Núñez - Martes, 5 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

bilbao - El exministro de Exteriores José Manuel García Margallo siempre ha sido considerado un verso suelto dentro del PP. Cuando estaba ejerciendo discrepó de la línea oficial del partido sobre Catalunya, y, también en contra del criterio del partido, se mostró favorable a regular las funciones de Felipe VI. Asimismo, sentados a la misma mesa del Consejo de Ministros, mantuvo un serio rifirrafe con Cristóbal Montoro. Ahora, García Margallo se permite mantener esa línea crítica y fue el único que el pasado jueves, cuando ya se sabía que la moción de censura iba a prosperar, se permitió aconsejar a Rajoy que presentara la dimisión antes de que le echara la Cámara.

Pero sin duda, lo más fuerte llegó ayer. 24 horas antes de que Rajoy presida hoy el Comité Ejecutivo Nacional del PP para “plantear el nuevo escenario”, García Margallo arremetió contra la que ha sido mano derecha de Rajoy, Soraya Sáenz de Santamaría. “No es mi candidata. Respeto su personalidad, su trabajo, su capacidad de orden, pero estratégicamente, coincidimos muy poco. Creo que esto arranca de muy lejos”, señaló Margallo, que aportó un dato: los únicos que quedaban del primer Gobierno de Rajoy eran precisamente Santamaría, Cristóbal Montoro y Fátima Báñez, tres personas a las que calificó de “más dóciles intelectualmente”. “Todo el resto ha desaparecido y eran curiosamente los que tenían criterio propio. Estos son el equipo de Soraya, los apostólicos”, sentenció.

¿y ahora qué? En este contexto es donde el PP va a comenzar hoy a perfilar su estrategia, ahora ya como partido en la oposición. Margallo considera que Rajoy debería seguir a los mandos “hasta un congreso extraordinario”. “Que Rajoy se fuese ahora sería una auténtica catástrofe para el Partido Popular ya que tiene un enorme prestigio y enorme credibilidad dentro del partido”, aseguró.

En similares términos se expresó uno de los hombres de confianza de Rajoy, el portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, quien aseguró que “Rajoy es la persona en la que más confianza han depositado los españoles, en diversas elecciones, ha ganado las elecciones en el año 2011, 2015 y 2016”.

A su juicio, el expresidente español se debe quedar al frente del partido “el tiempo que él decida”. Para Hernando es lógico que se planteen un nuevo escenario porque “habrá muchas personas que estaban en el Gobierno que se tienen que incorporar al grupo parlamentario, que tienen que adquirir nuevas responsabilidades, tanto ahí como en el partido”. Más allá de estos ajustes necesarios, Hernando señaló que el PP sabrá levantarse de esta situación. “Nos hemos levantado siempre que nos hemos caído con más fuerza de la que teníamos anteriormente y haremos todos lo posible para que eso suceda”, aseveró.

nuevo líder Sin embargo, y pese a los elogios a Rajoy, dentro del partido han comenzado ya a aflorar voces que consideran necesaria una renovación y abogan porque el todavía líder de la formación pilote al partido a los nuevos tiempos, una transición que culminaría con la celebración de un congreso extraordinario en otoño. La incógnita es ver quién tomará el relevo. De la misma manera que descartó a Sáenz de Santamaría, García Margallo apostó por el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Nuñez-Feijóo -“me parece un gran gestor y un magnífico candidato”-, o la presidenta del Congreso, Ana Pastor -“coincidimos mucho en nuestra visión del mundo”-.

La opción Núñez-Feijóo tampoco es mala para el presidente del PNV, Andoni Ortuzar. “No solo es periférico, sino también cantábrico, y el salitre del Cantábrico nos da un barniz a todos, y nos hemos llevado siempre bien con el PP gallego, como también con Rajoy. No es mala opción para nosotros”, aseguró el líder de la formación jeltzale en una entrevista en RNE.

Secciones