El Consistorio quiere reducir el vehículo

Los peatones conquistan Bilbao

El Plan de Movilidad Urbana plantea 45 acciones para mejorar la salud
El Consistorio quiere reducir el vehículoENCUESTA: Bilbao reduce la velocidad del tráfico a 30 km/h. ¿Está de acuerdo?

Olga Sáez - Miércoles, 6 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

BILBAO - La calle es para el peatón. Esta máxima se ha impuesto en la elaboración del Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) 2015-2030 de Bilbao, presentado ayer por Alfonso Gil, concejal de Movilidad del Ayuntamiento bilbaino. Las 45 medidas consensuadas que se irán implantando en los próximos años persiguen desterrar el uso del vehículo privado y facilitar a los ciudadanos el tránsito a pie, bicicleta o en transporte público. Para ello, se crearán nuevas zonas peatonales, se suprimirán semáforos, se mejorarán los tiempos de Bilbobus e incluso se establecerán planes con las empresas para incentivar el transporte público. La primera medida que se implantará será la reducción de la velocidad a 30 kilómetros por hora a partir del 30 de junio. Le seguirán el resto de propuestas en las que ya se está trabajando.

Después de casi tres años de trabajo en la elaboración de un documento en el que han participado “miles de personas”, entre vecinos, comerciantes y diversos colectivos, Alfonso Gil presentó ayer el Plan de Movilidad de Bilbao. La primera novedad de este documento estratégico es que el objetivo que persiguen las medidas arbitradas es mejorar la vida en términos de salud e igualdad de género. “Hasta ahora los planes de movilidad se centraban en mejorar la circulación de los vehículos, aumentar la eficiencia del transporte público, reducir el número de accidentes o aumentar los espacios peatonales. Sin embargo, con este PMUS queremos mejorar la calidad de vida en nuestra ciudad para mejorar la salud de la ciudadanía y queremos también erradicar las diferencias de género que la movilidad provoca”.

El plan no recoge la implantación de un peaje de acceso de los coches a la ciudad, una hipotética medida que resultó polémica hace un año cuando se planteó la opción, aunque prevé el estudio de un “sistema de control” de entrada a la capital vizcaina en caso de que empeore la calidad del aire. “No se descarta la medida, pero hoy no estamos en ese escenario, dado que la calidad del aire en Bilbao es buena o muy buena”, añadió.

Una de las iniciativas para fomentar el uso de los tránsitos a pie tiene que ver con el urbanismo. La estrategia diseñada en este ámbito contempla aumentar la concentración de actividad y residencia en zonas cubiertas por el transporte colectivo y promover las zonas de desarrollo de empleo en las que haya cobertura de movilidad, de esa manera no resulta obligado el uso del coche particular.

Teniendo en cuenta que la mayoría de los desplazamientos que se realizan en el interior de la ciudad se realizan a pie y que es como dijo Gil el transporte “más barato y menos contaminante”, el PMUS contempla acciones concretas para fomentar su uso. Entre estas se encuentra establecer ejes continuos y seguros para facilitar el tránsito. Para ello se van a reducir los ciclos semafóricos de forma que el tiempo de espera para los peatones también se vea reducido. Además, en las horas valle se dispondrá de tiempos de verde para peatones más largos que los indicados en la normativa. “Queremos que la gente cuando vaya andando no tenga que esperar porque de esa forma se facilita su paso”.

Otra de las medidas en esta misma dirección es un plan para la eliminación de algunos semáforos. Según el concejal, “ los semáforos priorizan el coche mientras que el paso de cebra da prioridad al peatón, por lo que ya estamos realizando experiencias de eliminar algunos semáforos en ciertas zonas de la ciudad”.

Moyúa y Gran Vía Con este mismo fin se reequilibrará el espacio en algunas zonas céntricas de la villa como son Moyúa y Gran Vía entre la Plaza Circular y Alameda Mazarredo. El PMUS plantea la restricción del paso al vehículo privado por estas vías. En el caso del área de la Gran Vía, Gil expuso que se trata de que la Plaza Circular se unifique en un único piso de manera que los peatones tengan prioridad como ocurre en el primer tramo de esta calle. Además, solo estaría autorizado el paso al transporte público.

En Moyúa se realizaría una actuación similar de manera que también quede prohibido el paso de automóviles por esta zona.

Según los estudios que maneja el Ayuntamiento, “los semáforos más transitados de todo Bilbao son los de Moyúa”, señaló Gil que cuenta con un preestudio sobre las densidades del tráfico previo a la eliminación del tránsito de vehículo privado. “Queremos monitorizar la zona para contar con todos los datos actualizados”, dijo. Otra de las actuaciones previstas compete al área del Casco Viejo donde está previsto la instalación de cámaras que controlen la entrada de vehículos así como aumentar la vigilancia en las plazas de carga y descarga.

Para que funcionen todas estas iniciativas en las que fundamentalmente se trata de desterrar el vehículo privado de la calzada va a ser preciso que el transporte público sea de calidad. En este sentido está previsto rebajar los tiempos de viaje en el servicios de Bilbobus aumentando la velocidad comercial de los autobuses, que actualmente no llega a los 10 km/h de media. Además, el consistorio quiere potenciar los desplazamientos en bicicleta. “Los ciclistas tienen que conquistar la calzada, no la acera, por donde está prohibido circular”, destacó el concejal.

Gil que dio a conocer este plan a los grupos políticos de la corporación, propondrá a los partidos la firma de un Pacto por la Movilidad Sostenible de Bilbao.

El concejal de EH Bildu en el Ayuntamiento de Bilbao Bruno Zubizarreta señaló que es un instrumento “necesario” para alcanzar la movilidad sostenible en la ciudad, y pidió una mayor apuesta por herramientas como el billete único. El portavoz del PP en el Consistorio, Luis Eguíluz, opinó que el límite de velocidad máximo de 30 km/h en la mayor parte de las calles de la ciudad puede generar “problemas” en el tráfico.