nuevo escenario

Los sindicatos inician el pulso para forzar a Sánchez a retirar la reforma laboral del PP

El sindicato UGT-Euskadi organizó ayer una jornada sobre la situación de la negociación colectiva.Foto: Borja Guerrero

CC.OO. y UGT redoblan la presión sobre el PSOE para que los empresarios “salgan de la comodidad” y suban los salarios

Adrián Legasa - Miércoles, 6 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Bilbao - La salida del PP del Gobierno español ha abierto un nuevo escenario en el Estado que puede modificar las relaciones entre sindicatos y empresarios. La reforma laboral de 2012, orientada hacia los intereses de la patronal y muy criticada por el PSOE mientras estaba en la oposición, está en el punto de mira. CC.OO. y UGT preparan las primeras movilizaciones para forzar al nuevo Gobierno de Pedro Sánchez a derogar al menos los puntos cruciales de la reforma y confían en que, en un nuevo contexto, las patronales se vean empujadas a conceder mayores subidas salariales. “Esperemos que el cambio de Gobierno obligue a los empresarios a salir de la comodidad”, dijo Raúl Arza, líder de UGT-Euskadi.

El sindicalista vasco estuvo ayer en unas jornadas en Bilbao sobre negociación colectiva junto al responsable de Acción Sindical de UGT a nivel estatal, Gonzalo Pino, quien se mostró convencido de que este año habrá acuerdo salarial con la CEOE bien por la vía del diálogo o por la de la confrontación. “Ya no estamos en la situación de hace dos semanas. El partido que va a gobernar ha planteado junto a los sindicatos que hay que derogar la reforma laboral. Ahora tiene la oportunidad de hacerlo”, emplazó Pino al nuevo ejecutivo que está formando el PSOE.

En esa línea, el líder de CC.OO., Unai Sordo, señaló ayer que los sindicatos “estamos por la derogación de la reforma laboral, pero no por volver a 2009, sino por construir un modelo nuevo”, indicó el bilbaino.

Hay varios puntos de la reforma de 2012 que las centrales consideran especialmente dañinos. Uno de ellos, señaló Pino, es la prioridad del convenio de empresa, que debilita la aplicación real que tienen los sectores y la influencia sindical, sobre todo en empresas subcontratadas -aquí es clave la modificación del artículo 42 del Estatuto de los Trabajadores-. No hay duda de que poner fin a la prevalencia de la empresa supondría otro revolcón en las relaciones laborales también en Euskadi, donde la táctica de ELA ha estado en los últimos años muy condicionada por la pérdida de peso del convenio sectorial. Otro asunto vital es la ultractividad, limitada a un año, o el nuevo sistema de arbitraje en caso de inaplicación, más favorable a los empresarios. Como recordó Pino, ya hay una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) apoyada en su día por el PSOE para tumbar la reforma, así como otras propuestas de ley encaminadas en el mismo sentido que hasta ahora eran bloqueadas por el Ejecutivo del PP.

Los sindicatos calculan que cambiando esa regulación contarán con mejores cartas en la negociación colectiva, empezando por un acuerdo que regule las subidas salariales. La situación económica favorable y la movilización social han llevado a CC.OO. y UGT a endurecer su posición, y ayer Pino incidió en que los salarios han perdido 3.500 millones de euros desde que comenzó la crisis, con un 45% de trabajadores pobres.

protestas el día 16 Los sindicatos piden a la CEOE subidas mínimas del 3% en ese acuerdo para empezar a recuperar el poder adquisitivo perdido, además de incrementos hasta un mínimo de 1.000 euros para los salarios más bajos. Esa será una de las reivindicaciones de las movilizaciones organizadas para el próximo día 16, en las que también estará presente la petición de derogar la reforma laboral o de mejorar las pensiones. Es el pistoletazo de salida a las medidas de presión sobre el Gobierno de Sánchez, que ya ha recibido también mensajes en el sentido contrario desde el lado empresarial. “Los sindicatos tenemos una agenda propia”, defendió Sordo, mientras que UGT dejó claro que, aunque el objetivo es negociar, no se va a renunciar a la movilización. “O hay acuerdo o habrá conflicto”, advirtió Pepe Álvarez, si bien parece que la opción de la huelga general, que sonaba con fuerza hace unas semanas, se ha disipado a raíz del cambio de gobierno.

subida en 2017

objetivo 2018

discriminación de Género

Secciones