La UE iguala en todos los países los derechos de las parejas gais

La primera pareja gay que contrajo matrimonio en Francia se besa en un balcón ante el público tras su histórico matrimonio.Foto: Afp

La “histórica” sentencia del Tribunal de Justicia europeo les reconoce el derecho a residencia

Miércoles, 6 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Madrid - Los colectivos homosexuales aplaudían ayer la “histórica” sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) que ha reconocido el derecho de residencia a los cónyuges de cualquier ciudadano de la unión, independientemente de si el país donde residen tiene legalizado el matrimonio gay.

Desde la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (Felgtb), su presidenta, Uge Sangil, celebraba en declaraciones la buena respuesta a esta “demanda histórica” del colectivo porque, en su opinión, era inadmisible que los miembros de matrimonios igualitarios no tuvieran reconocido el derecho de residencia en todos los países comunitarios. Un fallo del tribunal de justicia europeo que, añadió, reconoce no solo este derecho “fundamental”, sino también “el derecho a la vida privada, el derecho familiar y el derecho a amar a personas de terceros estados”.

En todo ello coincide el presidente de KifKif, organización de migrantes, refugiados y personas racializadas LGTB, Samir Bargachi Belkacem, quien destaca el “cambio tremendo” que supondrá este fallo para los países europeos en los que no está legalizado el matrimonio homosexual. Y confía en que los discursos radicales homófobos entre algunos políticos europeos no “tengan nunca más cabida”.

La sentencia llega a esta conclusión tras analizar el recurso del ciudadano rumano Relu Adrian Coman, que contrajo matrimonio con el estadounidense Robert Clabourn y, tras solicitar a las autoridades de su país el derecho de residencia, le fue denegado por no considerarlo “cónyuge”.

La abogada especialista en derecho de extranjería y miembro de la Asociación Española de Abogados de Familia, Margarita Palos, ha explicado a Efe que en España la sentencia “no tiene impacto porque la legislación reconoce por ley las uniones entre personas del mismo sexo”.

Sin embargo, “cualquier país de la UE, aunque no haya legalizado estas uniones en su ordenamiento interno, deberá otorgar esa residencia” al cónyuge de un ciudadano europeo, aseguró la jurista.

“La sentencia garantiza el derecho a la libre circulación del ciudadano belga, que no tiene que elegir en qué país puede vivir en función de si tiene legalizado o no el matrimonio homosexual;tiene derecho a moverse por donde quiera con su cónyuge”, aclaró Palos.

Asimismo recordó que el tratado europeo establece que “la UE debe ofrecer a sus ciudadanos un espacio de libertad, seguridad y justicia, sin fronteras interiores y garantizar la libre circulación de personas”.

“Las directivas comunitarias están por encima de las legislaciones internas y son directamente aplicables”, añadió, por lo que “los estados están obligados a ejecutarlas”.

En este caso, el fallo del tribunal se refiere al derecho de residencia, pero “no modifica el derecho interno de Rumanía, ni le obliga a reconocer el matrimonio homosexual”, aclaró la abogada. “La legislación comunitaria limita la capacidad de los estados, debe respetarse;la directiva europea no tiene género y no dice que el cónyuge tenga que tener ningún sexo en concreto, por lo que debe concederse la residencia al familiar de un miembro de la UE”, insistió Palos. También, el abogado Mikel Mazkiaran, de SOS Racismo, destacó que el fallo del tribunal supone “un avance respecto a países que actualmente no reconocen el matrimonio homosexual, sin que esto último suponga limitación alguna para poder residir en la Unión Europea”..- Efe

Apuntes

Secciones