Aznar se ofrece a reconstruir el centroderecha español ante la crisis de liderazgo

El exlíder del PP se postula para unir la derecha el mismo día del adiós de Rajoy

Miércoles, 6 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

madrid - El expresidente del Gobierno español José María Aznar se ofreció ayer para ayudar a unir el centroderecha español el mismo día en el que su sucesor al frente del PP, Mariano Rajoy, anunció su dimisión al frente del partido. Asimismo, defendió su trayectoria personal y política ante las voces e informaciones que en los últimos días le han señalado como uno de los responsables del caso Gürtel.

Durante la presentación del libro No hay ala oeste en la Moncloa, del director de la Fundación FAES, Javier Zarzalejos, Aznar afirmó que en el Estado español hay una crisis del sistema de partidos y hay que “reflexionar” para ver qué se puede hacer para superar esa situación. En este punto, aseveró que es “indispensable y necesario la reconstrucción de un centro-derecha nacional que recupere sus señas de identidad, su conexión con el electorado y que ofrezca un proyecto sólido y de confianza para los españoles”.

Aznar, que en el último año ha realizado guiños a Ciudadanos, defendió la necesidad de unir ese centroderecha para enderezar la situación política e institucional en el Estado. “El centroderecha español ha sido desarticulado, lo que estaba unido hoy está dividido y además de dividido, desgraciadamente parece enfrentado”, afirmó, para recalcar que la superación de esta situación es “absolutamente esencial”.

Ante esta desorientación, se ofreció para llevar a cabo esa reconstrucción. “Si se estuviera dispuesto a ello, desde mi posición actual, y no desde ninguna otra, contribuiría con mucho gusto para que los españoles puedan tener esa mayor garantía de estabilidad y de seguridad en el futuro”, manifestó.

El presidente y fundador de FAES quiso dejar clara la filantropía de su ofrecimiento y subrayó que su compromiso es con España y con los españoles, en especial con aquellos que quieren vivir en una sociedad abierta y de progreso y defienden ideas liberales y quieren verse representados en un espacio de centroderecha. “No tengo ningún compromiso partidario ni me considero militante de nada ni me siento representado por nadie”, resaltó.

La decisión de José María Aznar de abandonar la presidencia de honor del PP en diciembre de 2016 fue el punto culminante en la historia de desencuentros con Rajoy, que comenzó poco después del relevo entre ambos y se ha prolongado hasta hoy. Como presidente de la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES), vinculada al PP hasta ese mismo año, Aznar no ha dudado en discrepar públicamente del rumbo marcado por Rajoy en estos años.

Reproches de Aznar en asuntos delicados la pérdida de votos en sucesivas convocatorias electorales o la falta de perfil político del Gobierno han ido ahondado poco a poco la profunda sima entre ambos, que se ha visto acrecentada con la posición de Rajoy ante la crisis catalana.

CATALUNYA Sobre esta cuestión, Aznar afirmó ayer que en Catalunya siguen “sufriendo un golpe de Estado en Catalunya, una rebelión y una secesión que no ha sido desmantelada”. A su entender, el problema sigue vigente a pesar de la designación del president Quim Torra y de la formación del Govern. “Hay un Gobierno golpista y un movimiento independentista que no ha sido desarticulado”, aseguró.

Tras subrayar que la restauración del orden constitucional y la normalidad institucional solo pueden venir después de “haber desarticulado plenamente el movimiento secesionista”, Aznar añadió que un Gobierno del PSOE que cuenta con una “alianza del populismo” y el apoyo de los independentistas “agrava las inquietudes más que las reduce”. - DEIA