‘Jurassic world: el reino caído’: Dinosaurios con dosis de terror

Una erupción volcánica amenaza a los dinosaurios restantes en la isla nublar, pero claire dearing, exgerente del parque jurassic world, liderará un equipo con la intención de evitar la extinción de los dinosaurios

J. A. Bayona dirige la última entrega de la saga de Spielberg

Un reportaje de Frank Martín - Viernes, 8 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

TRAS triunfar con películas como Un monstruo viene a verme o Lo Imposible, J.A. Bayona ha dado el salto a Hollywood y dirige la última entrega de la saga Jurassic World. El director español presenta así un largometraje “cargado de emoción”, que regresa hasta la Isla Nublar, amenazada por una erupción volcánica.

Es en esa isla donde los dinosaurios han vagado libremente durante años tras de la desaparición del parque temático Jurassic World. Y cuando un volcán inactivo entra en erupción, Owen y Claire, extrabajadores del parque, ponen en marcha un plan para proteger a los dinosaurios de la extinción. Sin embargo, cuando llegan a la isla descubren una conspiración que podría convertir el planeta Tierra en un lugar con un inmenso peligro no visto desde tiempos prehistóricos.

Histórica es también la saga de Steven Spielberg, de quien el propio J. A. Bayona se declara admirador y por ello define como “una oportunidad” el hecho de que decidiese contar con él: “Sabía que debería cuidar al hijo de Steven y de Colin -guionista-. Como realizador, podía aportar mucho a la historia, al tono y al nivel de energía, pero también era consciente de que millones de personas aman la saga Jurassic”. Por ello define su trabajo como una colaboración, en la que ha tratado de mantener el alma de la franquicia.

Sobre la historia, Spielberg señala que “hasta ahora, los seres humanos y los dinosaurios no se habían mezclado realmente, pero en El reino caído hay mucha interacción. Blue, Mosasaurus, T-Rex y otros viejos conocidos están de vuelta, además de muchos dinosaurios nuevos que no se habían visto hasta ahora”. Entre estas especies, destaca la aparición de un dinosaurio “nada agradable” y que es también “un monstruo”. Un toque de miedo que hace de esta nueva entrega, opina Spielberg, “el primer híbrido entre una película de dinosaurios y una de terror”.

Como viejos conocidos y de vuelta a Jurassic World, los actores Bryce Dallas Howard y Chris Pratt interpretan a Owen y Claire como un tándem “increíble”, en palabras de Bayona. “La química entre Bryce y Chris me recuerda a las viejas películas de Hollywood”, apunta sobre sus protagonistas, que ya conquistaron al público con la primera entrega de la saga en 1993. Sobre el regreso a la saga, Chris Pratt apunta que “esta película requirió mayor esfuerzo físico ya que hay muchas escenas arriesgadas: han multiplicado por cuatro el elemento héroe de acción que tan bien funcionó en la primera entrega”.

Para dar vida a los dinosaurios, se ha buscado un equilibrio entre efectos visuales prácticos y efectos digitales, con todo un equipo de marionetistas que se encargaban de mover y dar vida a los dinosaurios. De hecho, Chris Pratt destaca que si bien en Jurassic World solo había una criatura animátrónica, en esta entrega han trabajado de verdad con las criaturas. “Es asombroso actuar, sentir, ver y responder a esos gigantescos dinosaurios”, concluye.