Javier Mariscal Artista

“Estaba harto de abrir el periódico y ver tantos señores con corbata”

Diseñador, interiorista, dibujante, historietista y sobre todo provocador... el universo artístico de Mariscal nunca deja indiferente, y en el cara a cara es arrollador

Una entrevista de Concha Lago - Viernes, 8 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Bilbao - No se acordará de mí pero yo le entrevisté hace 17 años cuando presentó el diseño del hotel Domine. Usted me impactó. ¿Sigue igual de irreverente?

-Pues no tengo nada que ver con aquel tipo. He cambiado mucho, por dentro y por fuera. No olvides que cada no sé cuánto renovamos todas las células.

Un artista valenciano que vive en Barcelona y al que educaron profesores que eran vascos. Eso debe imprimir carácter.

-Sí. Eran marianistas, de un colegio que se llamaba El Pilar. Impartían una educación muy rígida porque estábamos en los años 50 y 60. Pero yo los recuerdo con mucho cariño porque la sociedad debería estar muy agradecida a todos los que se dedican a la enseñanza. Aquella gente alucinaba con nosotros porque de todos los diferentes pueblos que hay en la península, los vascos y los valencianos somos los más extremos.

¿De qué me habla?

-Pues de que los vascos sois muy buenas personas pero como muy naif. Eso de si tú eres mi amigo, seremos amigos para siempre. Nosotros, sin embargo, tenemos un humor ácido, somos más ruidosos y muy irónicos. Y por eso cuando algo nos gusta mucho, lo quemamos y ya está.

Siempre está explorando todos los terrenos artísticos y acostumbra a tirarse a la piscina aunque no tenga agua.

-Eso me encanta. En la sociedad, desde que somos primates, ha habido esos dos grandes caracteres. Por un lado, está muy bien esos que dicen si algo funciona no lo toquemos, pero otros decimos vamos a cambiarlo todo, vamos a mejorarlo y vamos a explorar. Quizá esté bien que haya gente que valore más lo tradicional... como el gobierno anterior. Bueno ese no, porque eran muy ladrones. Pero desde luego a mí lo que me pone y lo que creo que es necesario es reinventar, abrir nuevos caminos en la vida y arriesgarse aunque muchas veces te equivoques.

Se ha pegado algún castañazo serio, también económico.

-Sí muchísimos. De hecho, suelo llevar flequillo para que no se me noten los golpes en la frente.

Aseguró que un día entraron a robar en su casa y no pudieron llevarse casi nada.

-Bueno, un cuenco con monedas.

¿Es importante aprender a vivir con poco?

-Es muy importante porque si no tienes nada, no te roban. En mi primer viaje al desierto de África en los años 80 fue lo primero que aprendí, que se puede vivir con lo esencial y vivir muy bien. Y eso se debe valorar en una sociedad como la actual que nos intenta engañar. El otro día en la tele -esa cosa que no veo- me quedé embobado con una publi. Todavía hacen spots de coches y todavía los venden como que si tienes ese automóvil tienes la polla más grande y vas a ligar más. Un rollo machista y tonto, completamente antiguo.

Ya que cita el machismo. Por primer vez tenemos un gobierno lleno de mujeres.

-Me parece fantástico que por primera vez en la democracia haya más ministras que ministros. Con este nuevo gobierno ya hay otra estética y se notan otras maneras, gracias a Dios. De entrada hay muchas mujeres brillantes que no están porque sean chicas sino porque son personas inteligentes y bien preparadas. Y por fin se está demostrando algo que era una injusticia bestial. Que yo tenía más suerte porque nací blanco, rico, europeo, y además chico...

Como Sánchez, ‘adalid’ de la igualdad.

-Es que estaba hasta las narices de abrir el periódico y ver un montón de señores con corbata y allí al fondo una pobre señora que asomaba la cabeza, cuando hay miles de chicas talentosas. Desde que tenía 20 años, y dibujábamos nuestros primeros cómics, me preguntaba dónde estaban las mujeres. Por eso creo que vamos a ver que da igual que mis nietos nazcan chicos o chicas. Si trabajan bien tendrán las mismas oportunidades y les pagarán lo mismo.

Desde Barcelona, ¿cómo se vive el eterno desencuentro con España?

-Creo que Barcelona es una de las ciudades con la gente más educada del mundo. Hay una parte importante de la sociedad catalana pro independencia pero para nada se vive una sensación mala. Y eso que yo no estoy nada de acuerdo con las decisiones que se toman.

¿No es partidario del ‘procés’?

-Creo que el procés es una chapuza y una ruina económica. Trabajan con mucha mentira y no me interesa nada crear más sentimientos de odio como muy primitivos, casi ancestrales, argumentando nosotros somos diferentes etc... Mi país se llama Tierra y es nuestro planeta. Por eso no me interesa nada hacer países más pequeños todavía. Aunque también es vital que no se pierda una cultura y una lengua que son importantísimas. Una lengua que se conozca bien como la conocen mis hijos y mis nietos, no como yo, que hablo catalán bastante desastrosamente.