Mesa de Redacción

Usted, ¡a la cola!

Por J. Rodríguez - Viernes, 8 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

SON tantos años contándoles mi vida que me veo obligado a informarles de que cambio de esquina. Ya he abusado lo suficiente de su atención y paciencia y me voy con las historias al final del periódico, donde nos han agrupado a los titiriteros de la tecla, esos que cuando todos miran hacia la Luna nos fijamos en la bombilla rodeada de mosquitos. ¿Lo ven? Por frases como esta merezco mi destino y seguiré obediente el dedo erecto del director que señala la página ochentaitantos o por ahí. Ese camarote de los hermanos Marx lleno de variedades, agendas, televisiones, bambalinas, crucigramas y temporales día sí y día también. Nunca lo confesaré en público, pero creo que lo tengo merecido. Un columnista amante del absurdo, el dadaísmo, la sátira y la patafísica no puede permanecer a menos de diez centímetros del editorial. (Miren hacia arriba, que ahí está). Irremediablemente, una de las dos piezas quedará contaminada por la otra. Y lo dejo ahí, por no profundizar. He propuesto, sin éxito, que enviaran el editorial al final del periódico para protegerlo de ese influjo maligno, sarcástico y desenfadado, pero el periodismo no está preparado para eso. Aún no. Sinceramente, creo que es allí donde podrían disfrutarlo los miles de lectores que entran en DEIA por la puerta de atrás y que acaban el café y el pintxo antes de llegar a esta página en la que ustedes están. Esos que miran el baile de los mosquitos en lugar de a la luna. ¡Cuánto les admiro! Nos vemos el sábado.

@caducahoy

Secciones