ENKARTERRI

“Mucha gente está abriendo los ojos sobre los resaltos”

Mateo Lafragua comparte la problemática de Gordexola con el fiscal de Seguridad Vial tras ganar el premio Ponle Freno

E. Castresana - Sábado, 9 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

GORDEXOLA. Algo ha cambiado. La difusión estatal del premio Ciudadano Ponle Freno concedido a Mateo Lafragua en abril por su estudio sobre el perjuicio de los resaltos en los traslados de emergencias está llevando a las instituciones a replantearse la utilidad de estos dispositivos pensados para calmar el tráfico. “Mucha gente está abriendo los ojos”, según está constatando el vecino de Artziniega que ha comparecido ante Parlamento Vasco, diputaciones y Juntas Generales para alertar del impacto que él mismo sufrió al atravesar los pasos elevados de Gordexola. Dos veces trasplantado de riñón, debía desplazarse con frecuencia a Cruces para someterse a diálisis. Lafragua se ha reunido con el fiscal de Seguridad Vial y técnicos de ambulancias de Pontevedra y está pendiente de concertar un encuentro con el director de Tráfico.

“Todavía no soy del todo consciente de la repercusión” del reconocimiento que logró imponiéndose a otros dos abanderados de la seguridad vial, como la viuda de un ciclista atropellado y el creador de una aplicación que transmite información del tráfico en Levante en tiempo real también en inglés. Mateo Lafragua está dispuesto a aprovechar esa plataforma pública. Junto con la presidenta de Stop Accidentes Euskadi, Rosa Trinidad, acudió a Madrid para intercambiar impresiones con el fiscal estatal de Seguridad Vial, Bartolomé Vargas. “Él formaba parte del jurado de Ciudadano Ponle Freno. Me sorprendió gratamente que conociera mi estudio sobre los resaltos en emergencias al dedillo, casi con puntos y comas”, agradece. El fiscal sabía que Lafragua ha documentado que “los vehículo pierden diez segundos al atravesar cada resalto”, lo que en los traslados de urgencias puede acarrear consecuencias fatales, o que en caso de atropello el golpe ocasionaría heridas más graves. El de Artziniega salió de la reunión satisfecho con el compromiso adquirido por el fiscal de actuar contra los elementos de calmado de la circulación que no cumplan la normativa.

“De Pontevedra me llamaron representantes de la Asociación Galega de Técnicos de Emergencias a raíz de que trascendiera el premio” y no dudó en viajar a Galicia para comprobar in situ el estado de las carreteras con los propios expertos. “Allí ya han aprobado eliminar los resaltos en los accesos a hospitales, pero todavía no se ha hecho nada”, cuenta. El problema, disponer de los fondos para pasar a la acción.

Pese a las trabas económicas y burocráticas, se muestra optimista y asegura que “mi lucha apenas acaba de empezar”. “Yo sigo siendo el mismo y voy a continuar paso a paso”, garantiza.