rusia 2018

La última prueba

la selección española se enfrenta hoy a túnez en krasnodar, a seis días de estrenarse en el mundial ante portugal, en una cita en la que lopetegui no podrá contar con carvajal

Aitor Martínez - Sábado, 9 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

bilbao - Afincada desde el jueves en Krasnodar, una ciudad de poco más de 880.000 habitantes localizada al sur de Rusia, la selección española de fútbol cuenta las horas para disputar esta noche (20.45 horas) el que será su último test de preparación previo al comienzo del Mundial, cuya andadura iniciará el próximo viernes frente a Portugal. El combinado que dirige Julen Lopetegui se mide a Túnez en una cita en la que el técnico de Asteasu podrá contar con todos sus efectivos, a excepción del lesionado Dani Carvajal, que apura sus opciones de esta disponible en el estreno frente a los lusos. Ayer, en la previa, Lopetegui desveló que “Dani está que hay que sujetarlo de las ganas que tiene. Pero está cumpliendo pasos de la manera correcta y estamos encantados con su recuperación. Él quiere dar dos pasos antes que uno, que hay que frenarlo y no tengo ninguna duda de que va a llegar”.

Recuperado Sergio Busquets, pieza clave en la zona ancha, de su leve gastroenteritis y con Sergio Ramos e Isco Alarcón a pleno rendimiento tras no viajar a Vila-Real para disputar el amistoso del pasado domingo contra Suiza al haberse incorporado a la concentración más tarde -el sábado 26 de mayo disputaron y ganaron la final de la Champions League con el Real Madrid-, el guipuzcoano podrá alinear a su once de gala. El mismo bloque que salvo sorpresa o contratiempo alguno, partirá de inicio también frente a la Portugal de Cristiano Ronaldo y en el que la única duda reside en el lateral diestro, donde Álvaro Odriozola sustituirá de nuevo esta noche a Carvajal, aunque este podría ser titular en el debut mundialista si llega al 100%, cuestión que a día de hoy sigue en el aire. Pese a que todo parece más o menos claro, Lopetegui aseguró no tener decidido aún el once que alineará en el estreno: “Lo decidiremos cerca del partido. Tenemos varias ideas y veremos qué es lo que sucede. No hay problemas, sino soluciones diferentes y cuando llegue el momento tomaremos la decisión”.

Así, en la portería, pese a su error de bulto en el enfrentamiento frente a Suiza, que permitió la igualada de los centroeuropeos, David de Gea tiene el puesto garantizado mientras Kepa Arrizabalaga, el único representante del Athletic en la cita de Rusia, y Pepe Reina se conforman con un papel secundario, sin que el técnico haya decidido quién es el segundo y quién el tercer guardameta. Por delante, Sergio Ramos y Gerard Piqué formarán en el eje de la zaga, donde les acompañarán el ya citado Odriozola y Jordi Alba. Busquets estará secundado por Thiago Alcántara, Isco, el ojito derecho de Lopetegui, Andrés Iniesta y David Silva. Una clara apuesta por el fútbol combinativo, marca de la selección española desde que conquistara la Eurocopa de 2008.

En ataque, todo apunta a que la apuesta de Lopetegui será Diego Costa. El hispano-brasileño parte, en principio, con ventaja sobre sus más inmediatos perseguidores: Iago Aspas y Rodrigo Moreno, mientras media España sigue debatiendo por la ausencia de Álvaro Morata. La falta de pegada en el duelo del pasado domingo frente al combinado helvético generó cierta preocupación en el entorno de la selección española y fueron muchas las voces críticas que señalaron al atacante del Atlético de Madrid. Afinar la puntería debe ser una de las obligaciones del combinado estatal, que parte en todas las quinielas como uno de los equipos favoritos para hacerse con el triunfo final. “El favoritismo lo da la gente. Nosotros venimos con humildad e ilusión, con gente que sabe lo que es ganar un Mundial y dos Eurocopas más gente joven que viene con toda la ilusión del mundo a competir”, expuso ayer César Azpilicueta sobre esta cuestión.

elección meditada Enfrente, la selección española tendrá a una Túnez que llega al amistoso invicto en sus nueve últimos compromisos, aunque con algunas ausencias notables, entre ellas la de su principal referente ofensivo: Youssef Msakni, que causará baja en la cita mundialista. Lopetegui explicó que la decisión de medirse al combinado tunecino fue algo casual: “Su elección no fue una casualidad. Tiene ritmo de partidos, lleva nueve sin ser derrotada y es un equipo que tiene similitudes con Marruecos -tercer rival de España en la fase de grupos- en su tipo de jugador y alguna cosa más táctica, igual que Suiza se parece a Portugal”. La última prueba.