‘Euria’

Recuerdos debajo de un paraguas

Una escena del espectáculo ‘Euria’ (Lluvia). (Markeliñe)

Markeliñe sube mañana al escenario del Teatro Campos ‘Euria’, una obra infantil para entender el duelo

Un reportaje de Araitz Garmendia - Sábado, 9 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

decía el poeta Henry Wadsworth Longfellow que no hay duelo como el que no habla. Quizá por ello los protagonistas de Euria(Lluvia) son dos gotas de agua, un paraguas de colores, lágrimas guardadas en cajones, una canción triste y un despertador lleno de recuerdos. El espectáculo infantil de la compañía Markeliñe, que subirá mañana al escenario del Teatro Campos Elíseos de Bilbao, intentará abordar el dolor de la pérdida y la necesaria adaptación a una nueva situación. Es una propuesta que trata un hecho natural y una circunstancia que, según la agrupación de Zornotza, debe ser explicada desde la infancia.

Con pinceladas de humor y sorpresas visuales, Markeliñe inventa una atmósfera poética en la que teatro y danza son lenguajes complementarios y yuxtapuestos, ya que se trata de una pieza gestual caracterizada por la ausencia de diálogos, uno de los sellos de la compañía. “Queremos abrir un pequeño debate entre padres e hijos, establecer un marco de diálogo en las familias, de modo que puedan preguntar o comentar con sus hijos qué han entendido o extraído de esta obra que trata del duelo”, explican Jon Kepa Zumalde y Fernando Barado, actores de la agrupación. Para los artistas, es necesario hablar “sobre las pérdidas y la tristeza, sobre los recuerdos y sobre la necesidad de continuar”, puesto que “son cosas que nos gustaría decir a nuestros hijos y a veces no sabemos cómo abordarlo, porque todavía son pequeños”, por eso el grupo propone en Euria un canal para iniciar una conversación sobre la pena y la melancolía.

“Cuando sufres una pérdida nunca estás preparado para afrontarlo, pero tenemos la intención de hacer sentir al espectador, de emocionarle, de modo que el niño sea capaz de diferenciar qué está pasando en ese momento y qué supone esa situación”, señala Zumalde.

Según apuntan los actores, “el duelo es un sentimiento que conocemos la mayoría de los adultos, pero para ellos puede darse cuando pierden una mascota, un juguete, o algo a lo que les tengan aprecio, es decir, es otro tipo de pérdida y a otra escala”. Para tratar una cuestión tan delicada, Markeliñe propone “jugar con las imágenes y los objetos en el escenario”. “Contaremos con situaciones e imágenes de vídeo que ayudan a comprender ciertas tristezas, y trataremos el tema con mucha poesía y con humor porque creemos que es necesario, pero sobre todo entendiendo que los niños tienen una capacidad de entendimiento que es diferente a la de los adultos”, agregan los integrantes de la agrupación.

La compañía anuncia que cuenta “con una puesta en escena que sorprende”. De hecho, la obra comienza con un escenario completamente vacío en el que aparecerá un actor con un misterioso paquete. En la pantalla, varios vídeos irán contextualizando la historia de Euriapara entender los recuerdos y la añoranza, para al final entender “nuestra capacidad de superación”. Este espectáculo le valió a la compañía de Zornotza el Premio Fetén 2017. En ese sentido, Zumalde y Barado aseguran que el galardón les confirmó que la agrupación ha tomado “un buen camino”. “Que después de tantos años sigamos logrando reconocimientos en festivales como el Fetén de Gijón, nos indica que vamos bien, que seguimos haciendo buenos espectáculos. Todo eso nos da un impulso para seguir por esta senda y, además, nos abre puertas”, comentan desde la compañía, que lleva 33 años recorriendo escenarios.

Larga trayectoria

A pesar de la fuerte competencia que hay en el mundo del espectáculo, Markeliñe lleva girando por todo el mundo desde 1985, con obras gestuales como una de sus señas de referencia: “Quizá ahora nos sería más difícil incluir el texto, ya que hemos establecido juegos y formas narrativas con los que conseguimos contar historias que parecen muy complejas a la hora de presentarlas sin texto”. Sin embargo, los intérpretes aseguran que “el espectador no echa en falta los diálogos. De hecho, cuando termina la función, se sorprende que, a pesar de la carencia de palabras, se han dicho y expresado muchísimas cosas”. Conscientes de que esta no es una opción fácil, afirman que “es el camino por el que hemos optado como agrupación, y estamos muy orgullosos”.

Ese arduo trabajo les ha dado “un lugar en el panorama artístico de Euskadi, donde hace unos años había muy pocos teatros y pocos pueblos tenían una Casa de Cultura”. “Nosotros teníamos que comprar las telas, las estructuras del escenario, los focos... Íbamos a frontones y soportales para poder mostrar nuestras obras, y con el tiempo hemos conseguido actuar también en salas”, recuerdan los integrantes. Ahora, gracias a los escenarios en diferentes municipios, “se fomenta que surjan más inquietudes a la hora de crear, ya que son lugares que aportan cercanía y de fácil accesibilidad”. Aún así, afirman que “el mundo del teatro está caracterizado por una gran competitividad, como en cualquier otro oficio”. Por ello, la compañía ha tenido que reinventarse para hacer frente a los contenidos aportados por la industria del cine o Internet.

“Creemos que todavía hay mucha gente que desconoce el teatro, aunque los aficionados sí que nos reconocen como agrupación. Muchos han visto nuestros espectáculos, y después de tantos años podemos decir con orgullo que seguimos funcionando. Creo que en Euskadi tenemos nuestro sitio y a nivel estatal hay muchos lugares en los que somos grandes asiduos y donde afortunadamente trabajamos en muchas ocasiones”, señala Zumalde.

De hecho, Markeliñe ya tiene varios desplazamientos cerrados en su agenda. Los próximos países que recorrerá son Rusia, Brasil, Turquía, Rumania, o Eslovaquia. “Alrededor del mundo se ven distintas formas de hacer teatro y diferentes maneras de funcionar entre las compañías o grupos. Muchas veces, culturalmente, hay una gran diferencia, y siempre puedes aprender cómo se organizan o qué tipo de labor hacen”, subrayan los actores.

Además de su trayectoria como compañía profesional, desde Markeliñe resaltan la necesidad de apoyar e impulsar proyectos que conllevan actividades paralelas que fomentan, acercan y humanizan la cultura. Uno de ellos es Zugan Ni.Este es un espacio de juego teatral, durante el curso escolar, para jóvenes de 13 a 18 años que termina, cada año, con una Muestra (Festival Zugan Ni Jaialdia) de los espectáculos creados en ese proceso. En él más de 100 jóvenes del Valle de Arratia y el Duranguesado comparten esta experiencia que fomenta la afición por las artes escénicas.

Al recorrido que están realizando con Euria, los miembros de la agrupación continúan trabajando con obras como Andante, un espectáculo que transita por la calle y la transforma en un paisaje artístico y que logró el Premio al Mejor Espectáculo Callejero de Euskadi en la Umore Azoka de 2015.

muestra de teatro Markeliñe actuará este fin de semana en el marco de Antzerkialdia - Muestra SGAE de Teatro Vasco junto a otras dos compañías. La primera fue Erre Produkzioak, que programó ayer el espectáculo El Chef, una obra a medio camino entre la gastronomía y la comedia. Se trata de una masterclassde cocina en la que los sabores, los aromas y las texturas se mezclan con la frustración, los recuerdos y las expectativas que nunca se cumplieron.

La otra función es hoy, Etxeko Saltsak, una comedia para adultos en euskera de Txalo Produkzionak, protagonizada por dos parejas que se encontrarán en un enredo continuo. Con todo ello, Antzerkialdia pretende promocionar la más reciente producción dramática hecha en y desde Euskadi.

Secciones