Congreso Estatal de Violencia Digital a Menores

Tres de cada 10 menores suben fotos íntimas a la red

Alertan de que niños de 9 años están en páginas de contactos con adultos

“La pornografía en la red transmite como normal la humillación del hombre sobre la mujer en el sexo”

Nekane Lauzirika - Sábado, 9 de Junio de 2018 - Actualizado a las 10:21h.

BILBAO. “Los menores están normalizando e interiorizando conductas delictivas sin darse cuenta de que lo que hacen es delictivo, punible penalmente y genera consecuencias”, alertó ayer Arantza López de Martín, fiscal de Delitos Informáticos de Bizkaia, en el transcurso del I Congreso Estatal de Violencia Digital a Menores celebrado en la Universidad de Deusto, organizado por la Asociación Stop Violencia de Género Digital.Esta Fiscalía se constituyó en 2011 “cuando fuimos tomando conciencia de que hacía falta esta especialidad para hacer frente a estos delitos que van en aumento”, subrayó, al tiempo que mostró su preocupación por el incremento de fotos íntimas de menores en internet, “imágenes que sus padres y madres nunca hubieran aprobado”, explica la fiscal. Y es que, según los datos que adelantó, el 30% de los adolescentes reconoce haber subido fotos íntimas en la red. Por ello considera imprescindible repetir hasta la saciedad entre este colectivo que no es “guay” subir a Instagram una foto de sus senos para tener 300.000 seguidores.Aunque es cierto que las nuevas tecnologías nos han facilitado la vida, también lo es que han multiplicado los casos y la trascendencia de las situaciones de acoso o de amenazas entre los jóvenes. “Pero lo más grave es que han normalizado que insultar, vejar, hostigar a través de las redes no está mal. Contestan a los insultos y mantienen contactos con terceros adultos a los que no conocen”, explica con preocupación la fiscal.En esta misma línea, Sergio Gómez Salvador, abogado especialista en Delitos Informáticos, se refirió al incremento de fotos íntimas en las redes sociales. “La petición de imágenes de contenido sexual a menores está creciendo de forma exponencial. Adultos se las piden y los menores acceden por desconocimiento;no saben el daño que les pueden hacer”, remarcó. Cuando este tipo de situaciones llegan al ámbito judicial es porque ha fallado la prevención de padres y madres y de centros educativos y además, “es un grave error pensar que el mundo judicial puede educar o prevenir este tipo de situaciones” de acoso empleando nuevas tecnologías.La fiscal ha reconocido que hace pocos años veían casos de acoso escolar entre menores en torno a los 14 años, sin embargo, actualmente hay niños y niñas que participan en páginas de contactos para adultos, en situación de “absoluta vulnerabilidad”.Marta Gavilán Rubio, jueza de Instrucción en Madrid, se refirió a la pornografía como la mayor escuela de desigualdad. “Desgraciadamente entre menores está creciendo de forma escandalosa. En la pornografía se parte de un rol absolutamente dominante del hombre, donde el rol sumiso está permitido, al igual que la vejación y la humillación y donde se normaliza el sexo no compartido por parte de las mujeres”.Sexo en internet

Y es un verdadero problema ya que los menores de 10-15 años acceden a la red en el 95% de los casos y el primer contacto que mantienen con el sexo es a través de internet. “Ese es el conocimiento que adquieren;es francamente alarmante la situación de desigualdad que les estamos transmitiendo, de humillación del hombre sobre la mujer, pero sobre todo el que todo vale. Eso es lo que refleja la pornografía”, recalcó la jueza madrileña.Los expertos que han participado en el Congreso aconsejaron a las instituciones que se tomen en serio la necesidad de formar a padres y profesores en esta materia “porque la prevención es la única manera de atajar este problema”. En esta línea, han reclamado más medios para poder investigar esos casos, como por ejemplo autorizaciones para que la Fiscalía entre en comunicaciones personales en la persecución del delito y la coordinación internacional porque los delincuentes pueden haber contactado con víctimas de otros países.