Un distrito universitario

Bilbao quiere ampliar la oferta de másteres con universidades europeas y americanas

El alcalde Juan Mari Aburto se reúne con un grupo de estudiantes que el próximo año darán vida a Zorrotzaurre

Olga Sáez - Domingo, 10 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

BILBAO - El futuro de Bilbao se construye en estos momentos fortaleciendo la educación, los valores y la apuesta por los jóvenes y su formación. Convertir Bilbao en un distrito universitario es uno de los retos del alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto. Si el camino se hace andando como recitaba el poeta Machado, Zorrotzaurre, la isla del conocimiento, se puebla ya poco a poco de nuevas facultades. Aburto adelanta que hay contactos con universidades europeas, alguna de Gran Bretaña, y también americanas, “para atraer postgrados innovadores que no compitan con las universidades locales pero que completen la oferta”.

De todo esto y de las necesidades que debe resolver Bilbao como ciudad universitaria han dialogado cuatro jóvenes con el alcalde: Marissa Giaimo, estudiante de Boston que realiza un trabajo de investigación;Mikel y Kerman, que estrenarán Digypen en la isla en septiembre, y Beatriz, que comenzará los estudios de Diseño Gráfico en Iruñea pero que no descarta regresar a Bilbao cuando abra sus puestas la universidad Kunsthal. Los cuatro plantearon al alcalde sus inquietudes y aportaron sus propuestas. “Todo es bien venido y lo estudiaremos”, les aseguró Aburto.

“Bilbao está en una situación fantástica después de empezar a salir de una crisis económica, pero no nos podemos quedar ahí. Tenemos que pensar en clave de futuro y en este sentido tratar de buscar la siguiente transformación de Bilbao. Hay que seguir avanzando en esa transformación de lo que denominamos Bilbao 4.0, de la digitalización y los servicios avanzados”. Lo dice Gotzone Sagarduy, concejala encargada del desarrollo de la ciudad en el ámbito universitario. “Tenemos que responder a los retos de futuro, medio ambientales, a nivel energético y también tenemos claro que, siguiendo el desarrollo de la ciudad, la cultura tiene que tener un componente fundamental”, analiza Sagarduy. Y añade, “la actividad económica también, pero la formación puede ser esa clave aglutinadora tanto de presente como de tránsito y de futuro”.

Es la apuesta de Juan Mari Aburto, convertir Bilbao en un distrito universitario, y Zorrotzaurre le brinda una oportunidad demasiado golosa como para desaprovecharla. “Al tiempo que dinamizamos la ciudad en el ámbito urbanístico, económico y formativo favoreciendo la atracción de talento e innovación, aumentamos el atractivo hacia la población joven y creamos empleo con proyectos que generen sinergias con otros ya existentes o por desarrollar”.

Distrito universitario

La apuesta es ambiciosa y no ha hecho más que empezar. De hecho, el alcalde adelanta que las tres universidades del territorio forman parte crítica de esa oferta, pero “puede haber oportunidades de ampliar formación con postgrados y formaciones de másteres especializados con otras universidades europeas e incluso con alguna americana”. Son todavía contactos incipientes pero en los que el máximo edil tiene plena confianza de que prosperen.

Por eso, la opinión de los estudiantes es fundamental. Marissa Giaimo llegó de Boston hace tan solo una semana y está gratamente impresionada con las oportunidades que ofrece la ciudad. “Es una urbe muy cómoda porque yo, siendo joven, estando sola y mujer me siento muy segura”.

Y esa calidad de vida es para el alcalde uno de los principales reclamos que hacen que la capital sea atractiva. Y, el transporte, para Marissa, “es muy limpio y muy puntual y eso me parece progreso”.

Quizás eso es lo que todavía falta por llegar a Zorrotzaurre y así se lo reclaman a Aburto Kerman y Mikel, estudiantes de Digypen. “Empezamos el nuevo curso y va a ser molesto llegar hasta aquí, aunque hay una línea de Bilbobus, las frecuencias son escasas”.

El alcalde es consciente de que la isla empezará a vivirse con ciertas limitaciones y ésta es una de ellas, “pero todo está previsto”. Llegará el tranvía que reclama Kerman y se construirá el puente de conexión con el centro por el que se interesa Mikel, aunque el primer año en la isla tendrán que echar mano de la bici como les recomienda el alcalde.

Pero, la oferta irá creciendo y con ella los servicios. Beatriz tendrá que empezar sus estudios en Iruñea. La universidad del diseño tardará un año en abrir sus aulas. La joven de Getxo a la que sus profesores Alex y Maite del colegio Nuestra Señora de Europa hicieron ver que lo suyo era el diseño, dará sus primeros pasos como universitaria lejos de Bilbao, aunque con el aliciente de poder volver en un futuro.

Los que sí podrán iniciar sus cursos serán los estudiantes del centro de FP que se implantará en el edificio Beta 1 de Zorrotzaurre.

Los universitarios seguirán creciendo en Bilbao y reclamando servicios, aulas de estudio, e incluso gimnasios. El alcalde recoge el guante de la petición de aulas de estudio, pero les hace reflexionar sobre este asunto: “¿No deberían ser las universidades las que tengan abiertas las aulas para que podáis estudiar?”.

Aun así les asegura que se estudiará incluso la posibilidad de abrir aulas nocturnas. “Buena idea - dice Beatriz-, conozco algunas personas que en su casa no pueden estudiar porque son muchos y les vendría muy bien”.

Hasta ahora se hablaba de una cifra de 80.000 universitarios, pero las perspectivas futuras auguran un Bilbao mucho más joven.