komunikazioa

‘En portada’ viaja a las islas Guna, amenazadas por el cambio climático

Niños de Guna juegan en el mar que amenaza con sepultarles.Foto: TVE

Este espacio de La 2 habla con sus habitantes, que pueden ser los primeros desplazados indígenas de América

Lunes, 11 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

bilbao - En portada viaja a las islas Guna, amenazadas por el cambio climático, con un progresivo ascenso del nivel del mar y fuertes temporales. Sus habitantes, los gunas, pueden ser los primeros desplazados indígenas de América. Se estrena el reportaje Guna Yala, entre la mar y la tierra. Un equipo de programa ha estado en Guna Yala, comarca autónoma del Caribe panameño donde habita el pueblo guna. Integrada por más de 360 islas e islotes de origen coralino y una franja continental a lo largo de la costa del caribe panameño, atrae cada año a miles de turistas seducidos por su apariencia paradisíaca. Sin embargo, para varias comunidades gunas, la vida en sus islas es muy difícil y saben que, tarde o temprano, tendrán que trasladarse a tierra firme. La isla de Gardí Sugdub es la primera que lo ha pedido oficialmente.

Gardí Sugdup, que apenas se eleva un metro sobre el nivel del mar, sufre varios problemas: la superpoblación y la necesidad de más espacio -que ha llevado a aumentar su superficie mediante el relleno con corales y arena- junto con el cambio climático, que se traduce en un progresivo ascenso del nivel del mar (una media de 2 milímetros anuales desde principios del siglo XX), así como temporales más fuertes. Por ello, la comunidad de Gardí Sugdub ya inició un plan en el año 2000 para trasladarse a tierra firme. La autoridad del pueblo Guna ha negociado con el Gobierno panameño la ayuda para instalarse en tierra firme, pero el traslado se va retrasando.

campaña de neox Neox, a través de su campaña de Responsabilidad Corporativa Hazte eco, lanzó la semana pasada, coincidiendo con el Día Mundial de los Océanos, un llamamiento junto a Greenpeace para convertir el Antártico en un Santuario que permita la creación de la mayor área protegida del mundo. Alrededor de 8 millones de toneladas de plásticos acaban en los mares y océanos cada año por lo que la ONG urge a detener el flujo constante de plásticos vertidos a mares y la creación de una red de reservas marinas a gran escala. Lamenta que ni siquiera el océano más remoto del planeta esté libre del impacto dañino del ser humano, por lo que reclama un Santuario Antártico que proteja sus aguas de las amenazas de la contaminación y sobreexplotación. - M. Peña

Secciones