Okupas

Envío de cartas a iritzia@deia.eus - Lunes, 11 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

El Parlamento Vasco está discutiendo una ley para regular el fenómeno de la ocupación de viviendas sin autorización de los propietarios por ciudadanos sin recursos. Tradicionalmente el fenómeno se ha trivializado por la sociedad porque la llevaban a cabo jóvenes que querían disponer de lugares para su ocio y desarrollo de inquietudes sociales o culturales. En otros casos eran mendigos y personas marginales para guarecerse. Es preciso reconocer que es un problema grave para el propietario que se encuentra de forma inesperada con su vivienda ocupada y no puede ejercer ninguna acción legal eficaz que le devuelva su hogar, pues no puede valerse de medios coercitivos. (...) Cierto que el propietario no es culpable de quien desesperado ocupa su vivienda, pero tampoco puede ser sacado con violencia quien ejerce un derecho que las autoridades no cumplen argumentando que ese derecho subjetivo es puramente retórico e imposible de solucionar por falta de medios.. “Derecho subjetivo a una vivienda digna”, significa que deberá satisfacerse haya o no fondos, es equivalente al de propiedad privada, con la diferencia de que ésta está protegida por multitud de leyes y todos los poderes públicos, pero el de la vivienda digna es un eufemismo que los políticos han trivializado describiéndolos como modas juveniles para divertirse o desarrollar sus vocaciones artísticas.