La palabra de vasco

Javier Orcajada del Castillo Bilbao - Martes, 12 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Con este título se ha publicado un artículo que pone en duda su palabra al haber apoyado el PNV al PP. Porque ser vasco es un orgullo, pero no un mérito, pues uno es de donde su madre le trae al mundo. Sin embargo, la palabra de vasco, en el sentido de credibilidad, es desde siempre un atributo de los vascos y se puede traicionar o ser fiel a ella. Nadie tiene facultad para repartir certificados que lo acredite. Si nos enfrentamos entre nosotros acusándonos de incumplir la palabra estamos alimentando a quienes nos quieren asimilar. Entrar en esa dialéctica es pernicioso para nuestro bien ganado prestigio. Divide et impera era el lema del Imperio Romano al invadir territorios enemigos. Esta visión competitiva entre los vascos nos lleva a la paradoja de que los partidos de ideología vasca en el Parlamento son el 61,3%, pero dado que están enfrentadas, los españolistas dominan, impidiéndoles plantear el objetivo fundamental que es la defensa de los derechos históricos: “Con amigos como los españoles no necesitamos enemigos”. Entre partidos vascos que defienden los mismos objetivos como nación no deben enfrentarse porque es la cizaña que siembra la madrastra de Madrid que busca homologarnos con la España carpetovetónica.