Más competenica

Lekue asume que tiene que reinventarse

Los fichajes de Capa y Ganea aportan una competencia mayor en las dos bandas

El arranque de un nuevo proyecto genera riesgos para determinados futbolistas, especialmente para aquellos que no presumen de la vitola de fijos o intocables, lo que ocasiona que tengan la necesidad de reinventarse ante el entrenador novicio. Iñigo Lekue (4 de mayo de 1993) es uno de ellos.

Pako Ruiz - Miércoles, 13 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

Bilbao - El de Deusto es un chico de la casa, que ha progresado en el Athletic gracias a la confianza que depositaron en él Ernesto Valverde, primero, y después José Ángel Ziganda, su máximo valedor. Sin embargo, la apuesta de la Junta Directiva presidida por Josu Urrutia y Eduardo Berizzo hace que Lekue tenga que empezar de cero. Una sensación que salpica a la gran mayoría del colectivo, que debe ganarse el crédito del argentino desde el próximo 9 de julio cuando se da el pistoletazo de salida a este nuevo desafío, pero que obviamente incide más en determinados jugadores.

Iñigo Lekue, al que la entidad le renovó este último año hasta el 30 de junio de 2023 con una cláusula de rescisión que se eleva a los 40 millones de euros ampliable a los 50 millones, parte como uno de los damnificados a priori. El canterano, a sus 25 años de edad, asume que la exigencia será mucho mayor, explicada en los fichajes de Ander Capa, que acentúa la competencia en el carril derecho, y de Cristian Ganea, que también le complica un probable reciclaje en el costado izquierdo, en el que ya ha experimentado en varias ocasiones, sobre todo a las órdenes de Ziganda, que ya le dio galones en su etapa en el Bilbao Athletic, clave en la conquista del ascenso a LaLiga 1/2/3 tres campañas atrás.

Los números del deustoarra este último ejercicio retratan su mayor protagonismo en las tres campañas que lleva ejerciendo como león. Lekue ha tomado parte en 46 partidos oficiales, una cifra nada desdeñable, 32 de los cuales han sido en LaLiga Santander, 12 en Europa League y los dos restantes en la fatídica eliminatoria de Copa frente al Formentera, equipo descendido el pasado mayo a Tercera División. Datos que en una lectura fría hablan de un jugador que supuestamente ha tenido un gran impacto en el equipo, aunque lo cierto es que ha sido la irregularidad la que le ha caracterizado durante este recorrido, en el que no ha dado el salto cualitativo que se esperaba, quizá contagiado por el mal grupal.

Valverde y Ziganda han echado mano de la polivalencia que les ofrecía Lekue, cuyo perfil apunta más a una vocación ofensiva que a la defensiva. No en vano, son varios los capítulos desde su irrupción en el primer equipo (debutó en el histórico 4-0 al Barcelona en el choque de ida de la Supercopa que conquistó el Athletic en agosto de 2015) en los que se ha visto superado en los duelos personales con delantero rivales y que han aflorado su déficit en ese matiz, aunque son también numerosos los gestos notables que ha ofrecido cuando ha mirado hacia arriba. Lo ha hecho tanto en la posición de lateral como en la de interior, en ambas bandas, lo que incluso le ha supuesto un mareo fruto de ese habitual sambenito de comodín.

Berizzo tiene una idea blindada. Se conoce su apuesta futbolística, un 4-3-3 ajustable a las características de cada encuentro y que exige un despliegue poderoso para cumplir su máxima de tener la posesión posible. Lekue buscará hacerse un hueco, si bien consciente de que la competencia será brutal. El último curso las importantes lesiones que sufrieron Balenziaga y De Marcos, junto a la marcha de Bóveda al Deportivo en el mercado invernal, le aportaron más minutaje del que manejaba de inicio Ziganda, al que le penalizó la ausencia de jugadores claves en su sistema.

De sus nuevos competidores directos, al margen de los mencionados, Ander Capa ofrece un plus físico, tanto en el aspecto defensivo como en el atacante, acorde a su trayectoria en el Eibar;mientras que más incertidumbre genera el rumano Cristian Ganea, que sí ha destacado en el Viitorul Constanta de su país a la hora de llegar y firmar un buen número de goles, pero procede de una liga menor, por lo que falta valorarle al nivel de LaLiga Santander. A Lekue, eso sí, le toca examinarse.