Eneko Iturbe | mejor diseñador vasco

“Me encantaría trabajar aquí para las firmas de Euskadi”

El diseñador elgoibartarra Eneko Iturbe recogió ayer el premio al mejor diseñador vasco en la sexta edición del certamen de moda Bilbao International Art &Fashion

Una entrevista de Araitz Garmendia - Jueves, 14 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Bilbao - Estos reconocimientos abren puertas tanto a prestigiosas universidades como a convenios de colaboración y proyectos, como el establecido entre Biaaf y el Museo Balenciaga para relacionar moda y patrimonio cultural.

¿Cree que este galardón le va a dar más seguridad a partir de ahora?

-Más que seguridad, me da ilusión y ganas de seguir. He trabajado un par de años en el mundo de la moda, que es un sistema muy difícil, pero un premio así te aporta muchas ganas de continuar.

Se han presentado más de 1.600 personas. ¿Espera que le abra alguna puerta este concurso?

-Por un lado, este premio te da la posibilidad de que la gente te conozca, la oportunidad de plantearte proyectos, porque es el reconocimiento a un trabajo, la prueba de que hay gente que realmente cree que lo que haces puede tener validez y un futuro. Respecto al mundo laboral, no lo creo, porque la moda que usamos a diario es la que vive de las ventas, y no tiene un vínculo fuerte con el arte, que es lo que se quiere fomentar desde esta asociación. Te abre otro tipo de puertas, te dan ganas de seguir con tus proyectos personales y creyendo en su pasión y en lo que de verdad te gusta.

Para la colección que ha presentado, Terre se inspiró en la obra de un arquitecto. ¿Cómo surgió esta idea?

-Está inspirada en Joaquín Vaquero Palacios, pero me he querido centrar en su obra pictórica, donde reflejaba los paisajes del interior de España en la época del franquismo, con anocheceres, colores fuertes y trazo espontáneo, a la vez pero detallista y realista. Quise entender cómo vivía la gente humilde, que trabajaba la tierra para sobrevivir en esa época tan oscura. He analizado como vestía la gente, con qué volúmenes y tejidos. Todo eso, junto con el trabajo de Vaquero Palacios, ha condicionado mi colección.

¿Todavía hay gente que opina que la moda no es un arte?

-Creo que cada vez se está entendiendo más la moda como un arte. En el Renacimiento tan solo entraban en esta categoría la arquitectura, escultura y pintura. Sin embargo, hoy en día el arte entiende de muchas disciplinas: el cine, la performance, el producto gráfico... y la moda también, es indiscutible. Hay muchas prendas y trajes antiguos que deben conservarse para que los nuevos diseñadores, como yo, sepamos de dónde vienen esas formas, esos tejidos, estampados y colores. Es importante tener referentes históricos y aprender de ellos. Por eso los museos también son una parte fundamental de la moda.

¿De dónde le viene la pasión por la moda?

-Siempre he sido una persona bastante artística y con un vínculo fuerte con el arte. Desde pequeño fui a clases de pintura y me gustaba la parte creativa más que la racional o científica. Ahora lo veo tan lejano que no recuerdo el momento exacto en el que empecé a dibujar bocetos, pero el vínculo artístico lo he tenido desde siempre.

En 2017 dejó su trabajo en Madrid y volvió a casa, una decisión valiente.

-Fue algo que me surgió de manera natural. Tenía tan poca afinidad con lo que hacía que tenía ganas de volver a casa. Para mí fue duro porque vi que muchas cosas que había estudiado no eran así. No obstante, también les debo mucho porque son empresas que ponen todos los medios para que puedas diseñar. Fue valiente porque la moda está muy bien pagada, da muchos puestos de trabajo, y renunciar a eso y volver a casa sin nada es duro, pero creo que mi pasión me pudo.

¿Qué planes tiene para el futuro?

-Por ahora quiero seguir aquí y trabajar en la moda. Espero que la gente pueda ver mi trabajo y me conozca. Me encantaría trabajar aquí para las firmas de Euskadi, y también me gustaría tomar un camino por la vestimenta tradicional vasca, hay poca gente que sepa sobre ello y es importante investigar sobre ello.