uribe-txorierri

Loiu avanza en el desarrollo de su futuro plan de viviendas

El Consistorio finaliza el estudio de impacto ambiental del sector Haritzondo-Txiline

Patxi Arostegi - Viernes, 15 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Loiu - Loiu sigue avanzando en el desarrollo de su Plan Parcial de Vivienda del Sector Haritzondo-Txiline. En este contexto, acaba de finalizar el documento que tiene como objetivo evaluar el impacto ambiental estratégica de este plan de construcción de viviendas en el municipio del Txorierri. Un proyecto urbanístico que prevé construir un máximo de 400 pisos en el municipio.

“Desde el equipo de gobierno estamos muy satisfechos y esperanzados con el trabajo que estamos realizando en pro de vivienda nueva en la localidad. Son casi 20 años sin poder edificar en nuestra localidad. Con este informe, hemos finalizado la evaluación ambiental y el estudio aeronáutico del Plan Parcial”, destacó su alcalde Josu Andoni Begoña.

El ámbito de análisis de dicho documento se ha centrado en el norte del núcleo de población de Zabaloetxe, en pleno centro neurálgico de la localidad y donde se construirán las viviendas. Además, al encontrarse afectado este sector por servidumbres aeronáuticas del aeropuerto, se ha llevado a cabo otro estudio aeronáutico y acústico que “acredite la compatibilidad de la ordenación con las servidumbres aeronáuticas”, señalaron desde el Consistorio.

Atendiendo a las conclusiones extraídas del informe de impacto medioambiental, el nuevo plan parcial deberá establecer “las medidas de actuación para satisfacer los objetivos de calidad acústica de este entorno de viviendas”.

Asimismo, la ordenación urbana que se vaya a establecer en Haritzondo-Txiline deberá desarrollar de manera preferente “edificaciones aisladas de tres o cuatro plantas con posible utilización del bajo cubierta”. A estas medidas se suma la obligación de conformar “manzanas abiertas conjugándose dentro de ellas los espacios públicos con los privativos que, en su caso, quedarían vinculados a las viviendas de planta baja”, explícita.

Otro de los aspectos clave de este informe reside en la ubicación próxima de la futura zona residencial al arroyo Aransutegi. En este caso, el documento establece que quedará “prohibida cualquier actuación que afecte al cauce actual del mismo, con excepción hecha de aquellas que sean necesarias para la implantación de los puentes y pasarelas peatonales que se prevean en el plan parcial”.

Además, el borrador del plan parcial que acompaña el estudio de impacto ambiental propone un único vial que discurre longitudinalmente desde la rotonda proyectada en la BI-2704, hasta cruzar al arroyo Aransutegi donde se transforma en “un vial curvo para salvar los desniveles, y culmina en una rotonda que lo conecta con el vial existente que bordea los límites norte y oeste”.

El Consistorio informó que, una vez se ha completado el estudio ambiental, la tramitación del plan parcial deberá someterse a una aprobación inicial del Ayuntamiento. Una vez pase este trámite, el proyecto urbanístico tendrá que “ser sometido a información pública y contará para ello con un plazo mínimo de 20 días”, concluyeron.