Viento en el US Open

Rahm tiene tarea para pasar el corte

El golfista vizcaino sufre los rigores de Shinnecock Hills en una drísima primera jornada del US Open

Jon Rahm tiene mucho trabajo hoy para superar el corte en el US Open. Las condiciones del primer día en Shinnecock, con sol y mucho viento, convirtieron el campo en casi ingobernable y la mayoría de los jugadores no salieron muy bien parados, entre ellos el de Barrika, que firmó una tarjeta de ocho golpes sobre par, a nueve del liderato cuando aún quedaban unos pocos jugadores en el campo.

Roberto Calvo - Viernes, 15 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

BILBAO. La botella se puede ver medio vacía o medio llena después de una jornada complicadísima en la que Rahm no tuvo demasiados problemas con su primer golpe desde el tee, aunque le faltó distancia en sus golpes a calle, algo que contradice el juego habitual del vizcaino. Sin embargo, las mayores dificultades llegaron en los golpes de aproximación porque muchas veces la bola iba donde quería.

Shinnecock Hills está considerado uno de los mejores campos del mundo, pero maldita la gracia que les hizo a muchos. El mejor palo del día era la paciencia porque si ya el US Open suele prepararse para no dar facilidades, ayer afinar los tiros a green, calcular las distancias, era todo un reto y buenos golpes se convertían en malos porque los greenes estaban muy vivos, con la hierba seca, y llenos de ondulaciones traicioneras. Las zonas de escapatoria eran un suplicio y el vizcaino lo pudo comprobar nada más empezar cuando endenaó bogey-bogey-doble bogey del hoyo 2 al 4. El campo no perdonaba y esos cuatro golpes de más condicionaorn todo el día porque enganchar una racha de birdies era casi una utopía ayer en Shinnecock Hills, como indica el que solo cuatro jugadores marcharan por debajo del par al cierre de esta edición, con un solo golpe.

Así, Rahm se dio cuenta de que el objetivo tenía que ser minimizar lo más posible los daños a la espera de que hoy y en días sucesivos el juego pueda seguir los patrones previstos. En el hoyo 5, el primer par 5 del campo, llegó el primer birdie del día, que invitaba al optimismo, pero no hubo manera de recortar golpes de Shinnecock Hills. Lo mismo le ocurrió en el mismo partido a Sergio García, que empezó muy bien y acabó con cinco sobre par. Rafa Cabrera completó el trío con dos sobre par y un día algo más tranquilo.

Jon Rahm hizo otro bogey en el 7 y su segundo birdie en el 10 para mantener las contantes vitales del día.Sin embargo, llegó otra mala racha, sin acercarse a las oportunidades de birdie y sin meter putts de media distancia, y cayeron tres bogeys más en el 11, el 13 y el 15 que sacaban provisionalmente al de Barrika de los puestos de corte. En el 16, el segundo par 5, el birdie se escapó por muy poco, lo mismo que en el par 3 del 17. Podía ser un accidente de chapa y pintura, pero todo se estropeó en el 18 cuando de patear para birdie, salió con un doble bogey muy doloroso tras emplear cuatro putts para acabar la tarea.

grandes en apuros Por aquello del mal de muchos, la primera jornada de este US Open pasó factura a otros grandes del golf, que están en idéntica situación que Rahm ante la segunda jornada: con el agua al cuello. Así, hay que señalar el +7 de Webb Simpson, Bubba Watson y Phil Mickelson, el +8 de Jordan Spieth y Tiger Woods, penalizado por tres hoyos en los que acumuló coho golpes, el +9 de Jason Day o el +10 de Rory McIlroy. Por no hablar del infortunado inglés Scott Gregory, que abandonó el campo con 22 golpes sobre par.