Las ‘kelly’ dicen que “en España el sindicalismo no funciona”

El colectivo de limpiadoras de hoteles alaba el acuerdo sectorial de Gipuzkoa y el modelo de ELA

Adrián Legasa - Viernes, 15 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

bilbao - Dos portavoces de las kelly, la asociación de camareras de piso (limpiadoras de hoteles), estuvieron ayer en Bilbao para reunirse con la dirección de ELA, que aseguran es “uno de los pocos sindicatos que nos ha entendido”. Las dos trabajadoras criticaron duramente la posición de CC.OO. y UGT y aseguraron que las dos principales centrales españolas “no están funcionando”, incluso plantearon la necesidad de exportar el modelo de ELA a otras zonas del Estado. Las kelly se han convertido en uno de los colectivos más reivindicativos a nivel estatal al denunciar las condiciones de “esclavitud” en las que trabajan y ven en acuerdos como el de Alojamientos de Gipuzkoa una buena herramienta para evitar la precariedad.

Las kelly se han hecho fuertes sobre todo en Madrid, Barcelona, Mallorca y otras zonas turísticas del Estado español y, aunque no están organizadas como tal en Euskadi, visitaron ayer la capital vizcaina para intercambiar impresiones con los responsables de ELA a raíz de la firma del convenio del sector en Gipuzkoa. Un acuerdo suscrito por los cuatro principales sindicatos vascos y en el que las kelly ven un ejemplo a trasladar a los hoteles de otros territorios.

Básicamente porque el acuerdo guipuzcoano recoge, además de la equiparación salarial, el mantenimiento del empleo y las condiciones laborales en caso de externalización, es decir, si cambia la empresa que presta el servicio en el hotel. Esta es la reivindicación crucial de las kelly, que trabajan por salarios en muchos casos inferiores a mil euros al mes y en condiciones físicamente muy duras, tal y como reiteraron ayer sus portavoces, la madrileña Ángela Muñoz y la canaria Myriam Barros.

Con un discurso muy combativo, las dos denunciaron “la explotación” que se da en su sector como consecuencia de la externalización, con una bajada salarial de hasta el 40% y el “robo de derechos fundamentales”. Sobre el nuevo Gobierno incidieron en que mantienen su reivindicación básica en relación a la regulación de la externalización y recordaron que la nueva ministra de Industria y Turismo, Reyes Maroto, indicó en su discurso de toma de posesión del cargo que una de sus prioridades iba a ser arreglar la situación de las kelly.

En cualquier caso, las dos dejaron claro que mantendrán el pulso de las movilizaciones y criticaron que los dos grandes sindicatos españoles, CC.OO. y UGT, hayan decidido “dar un tiempito a Pedro Sánchez” y hayan dejado enstand by las protestas en el ámbito de la negociación colectiva a la espera de cerrar un acuerdo salarial con la CEOE. “Mientras tanto los trabajadores seguimos un tiempito más explotados”, censuró Barros.

“ELA hace bien su labor” La presidenta de la asociación criticó que “los sindicatos mayoritarios en España no están funcionando y por eso hemos tenido que organizarnos por nuestra cuenta”, señaló, y consideró que ELA “hace bien su labor” por la “presión” que ejerce sobre las instituciones. Es más, lamentó que la política del primer sindicato vasco y su caja de resistencia apenas se conozcan en el resto del Estado. “Es uno de los pocos sindicatos que ha entendido nuestras reivindicaciones”.

El secretario general del sindicato, Adolfo, Txiki, Muñoz, valoró que un colectivo como las kelly avale su trayectoria porque en Euskadi “sufrimos cierto apartheid,aquíno se puede hablar bien de ELA”. Las dos partes mostraron una gran sintonía en lo relativo a la necesidad de organizar a los trabajadores “desde la base” y en sus críticas al diálogo social y al sindicalismo de concertación.