el partido inaugural

El anfitrión se regala un banquete

Rusia celebra su primera victoria como anfitrión en el Mundial. (EFE)
Los jugadores de Rusia celebran uno de los goles (EFE)

RUSIA SE LUCE EN EL ARRANQUE DE SU MUNDIAL CON UNA SENCILLA goleada ante lA pobrísima respuesta de arabia saudí, cuyo fútbol defraudÓ

Roberto Calvo - Viernes, 15 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

Rusia 5

Arabia Saudí 0

RUSIA: Akinfeev;Mario Fernandes, Ignashevich, Kutepov, Zhirkov;Zobnin, Gazinski, Golovin, Dzagoev (Min. 24, Cheryshev), Samedov (Min. 64, Kuziaev);y Smolov (Min. 70, Dzyuba).

ARABIA SAUDÍ: Al-Mamuaiouf;Alburayk, Hawsawi, Othman, Al Sahrani, Al Jassam, Otayf (Min. 64, Al Mulawallad), Al Dawsari, Al Sehri (Min. 73, Bahbri), Al Faraj y Al Sahlawi (Min. 84, Asiri).

Goles: 1-0: Min. 12;Yuri Gazinsky. 2-0: Min. 43;Cheryshev. 3-0: Min. 71;Dzyuba. 4-0: Min. 91;Cheryshev. 5-0: Min. 92;Golovin.

Árbitro: Néstor Pitana (Argentina). Amonestó a Golovin (Min. 88).

Incidencias: Partido inaugural del Mundial 2018 disputado en el estadio Luzhniki de Moscú ante 78.011 espectadores. Encabezó la larga lista de autoridades el presidente ruso, Vladimir Putin, quien estuvo acompañado por Gianni Infantino, máximo responsable de la FIFA, y el príncipe heredero saudí, Mohammed bin Salman.

bilbao - Rusia cerró la jornada inaugural del Mundial con un banquete de goles que nadie esperaba. Por un lado, los anfitriones llevaban desde octubre sin ganar un partido. Y, por otro, Arabia Saudí había puesto las cosas difíciles a Alemania en un amistoso reciente. A la hora de la verdad, los rusos se dieron un homenaje ante una selección cuyo rendimiento defraudó. El supuesto progreso del fútbol árabe, la razón de que por allí anden técnicos de cierto nivel, como el mismo Juan Antonio Pizzi, no aparecieron por ningún lado y Arabia Saudí fue un equipo inofensivo y lento y a Rusia le fue suficiente con estar bien colocada en el campo para aprovechar todas las debilidades de su rival.

Los locales salieron con intensidad, en plan intimidatorio, y dificultaron la salida del balón de Arabia Saudí, que no encontraba líneas de pase porque nadie ocupaba los espacios con sentido. Cada pérdida de balón era una estampida de Rusia, que tardó poco en encontrar premio cuando Yuri Gazinski remató de cabeza un centro de Golovin en una jugada mal defendida por los árabes. El partido ya estaba encarrilado para la selección anfitriona, que con ese gol se quitó presión y reforzó su idea de esperar el fallo. Ni siquiera la lesión muscular de Alan Dzagoev, su hombre con más talento al que volver a jugar en el Mundial se le pone complicado, alteró la tónica del partido.

Denis Cheryshev ocupó el lugar del jugador del CSKA Moscú y acabó siendo determinante. El interior hispano-ruso se colocó en su carril izquierdo y creó muchos problemas a Arabia Saudí, vendida cada vez que tenía que rehacerse para defender. Poco antes del descanso, un contragolpe de Rusia acabó a pies del jugador del Villarreal que hizo un recorte de categoría a un par de saudíes y definió por alto desde dentro del área.

lo mejor, al final El duelo estaba liquidado y al partido inaugural, uno de los más flojos de la historia, le sobró toda la segunda parte en la que incluso el público, de natural poco animoso en Rusia, pareció desconectarse. Al Shalawi, el jugador de más calidad de los árabes, se desesperaba ya que sus compañeros se desplazaban al trote y solo una llegada de los suyos, en la que el balón se paseó por el área del despreocupado Akinfeev, alteró el encefalograma plano del choque. Al menos, la espera hasta el final valió la pena porque Cheryshev, resolviendo por alto desde la frontal, y Golovin, con un gran libre directo, coronaron la manita con sendos golazos con el tiempo reglamentario ya consumido.

Obviamente, las apariencias engañan y Rusia, una selección limitada, no es tanto como se vio ayer. Pero es que Arabia Saudí pasó como alma en pena por un partido que le vino muy grande. Los anfitriones no desperdiciaron la oportunidad y lograron un resultado que les puede venir bien en su objetivo de superar la fase de grupos. Por suerte, el Mundial, en el que tiene que haber de todo, no va a ser así.

Secciones