X Deustobarómetro

El paro, las malas condiciones laborales y las pensiones, los principales problemas

El 79% de las personas entrevistadas considera que en Bizkaia se vive muy bien.

Un 24% de los vascos ha reducido sus gastos en alimentación o salud por la crisis

Las pensiones se han convertido el tercer problema más importante para el 32% de los vascos, tras el desempleo, que es la primera preocupación para el 37% de los ciudadanos de Euskadi, y las malas condiciones laborales, que ocupa el segundo lugar para el 34% de los residentes en la CAV, según los datos recogidos en el X Deustobarómetro.

ep - Viernes, 15 de Junio de 2018 - Actualizado a las 12:38h.

BILBAO. La encuesta, presentada este viernes en la Universidad de Deusto por sus responsables, María Silvestre y Braulio Gómez, ha sido confeccionada a través de un millar de encuestas online, realizadas a personas mayores de 18 años durante la primera quincena del pasado mes de mayo.

Según los datos recogidos en el sondeo, el 88% de los encuestados apoya "mucho o bastante" las movilizaciones de los pensionistas. Para el 58%, los principales motivos de los pensionistas para movilizarse son "defender unas pensiones dignas para hoy y para el futuro". Además, un 45% cree "ridícula" la subida del 0,25%, y un 31% considera necesario movilizarse para reclamar una subida de las pensiones equiparable al incremento de los precios (IPC).

Para el 56% de los encuestados, el grado de responsabilidad del Gobierno vasco en la situación de los pensionistas es "mucho o bastante", porcentaje que se incrementa hasta el 69% en el caso del Ejecutivo central.

En lo que respecta a los principales problemas de los vascos, la mayor preocupación de la ciudadanía sigue siendo el paro (37%), aunque en el pasado semestre ascendía al 43%, seguido de las malas condiciones laborales, que preocupan al 34% de los encuestados, frente al 40% del semestre anterior, las pensiones (32%), la situación económica (18%), la inmigración (18%), los recortes en los servicios públicos (17%), y la delincuencia (15%).

De este modo, un 74% de los encuestados cree que Euskadi no ha salido de la crisis económica, frente a un 17% que opina que sí lo ha hecho, y un 10% que no se pronuncia. De esta forma, la sociedad vasca "se ha instalado en la crisis". En la actualidad, el 43% de los vascos afirma que la situación económica es buena o muy buena, mientras que un 48% cree que es regular, frente a un 7% que la considera mala o muy buena.

Por lo que respecta a las expectativas económicas futuras, el 69% de la ciudadanía considera que serán similares, dos puntos menos que hace seis meses, un 16% cree que serán mejores, dos puntos menos que en el anterior semestre, y un 10% opina que empeorarán, dos puntos menos que hace seis meses.

En relación al impacto de la crisis en las economías domésticas, ha descendido el número de personas que en 2013 señalaba haber tenido que reducir sus gastos de ocio y tiempo libre, pasando del 74% al 47% actual.

No obstante, una de cada cuatro encuestados reconoce que sigue haciendo ajustes presupuestarios para cuestiones como alimentación o salud. Así, el 24% afirma haber reducido sus gastos en alimentación, el 24% no compra ropa o calzado que "realmente necesita", y el 22% ha dejado de ir al dentista, porcentajes que permanecen "estancados pese a que mejore la percepción de mejora de la macroeconomía", ha señalado María Silvestre.

En lo que afecta al mercado de trabajo, el 76,5% ve poco o nada probable perder su puesto de trabajo en los próximos seis meses, frente a un 18,3% que lo considera "muy o bastante probable".

Por otro lado, el 61% de los encuestados considera "poco o nada" probable encontrar trabajo en los próximos seis meses (67% en el semestre anterior), frente al 34% que sí lo ve "muy o bastante probable", 7 puntos más que hace seis meses. En invierno de 2013 únicamente 19 de cada 100 encuestados se mostraba optimista.

No obstante, la inseguridad laboral entre las personas que trabajan es mayor en las mujeres que entre los hombres. Así, un 21,1% de las mujeres ve muy o bastante probable perder su actual empleo en los próximos seis meses, frente al 15,3% de los hombres. En referencia a la calidad de las condiciones laborales, solo el 17% manifiesta que el salario ha mejorado, un 10% que lo ha hecho su horario, un 9% la carga de trabajo, un 9% la conciliación con la vida familiar o personal, y un 6% la capacidad de reclamar mejoras en las condiciones laborales.

A la hora de lograr un buen trabajo, el 57,7% de los entrevistados dice que es importante tener buenos contactos y relaciones, y un 35,8% opina que lo principal es tener una preparación y capacidades.

Un 90% de los encuestados cree que las desigualdades entre ricos y pobre son grandes o muy grandes. Así mismo, estas desigualdades son grandes o muy grandes entre personas y jóvenes para el 71%, entre vascos e inmigrantes para el 61%, y entre hombres y mujeres para el 59%.

POLÍTICAS PUBLICAS

En cuanto a la valoración de las principales políticas públicas, la mayor puntuación es para Osakidetza (6,5), seguido del transporte público (6,3), la educación en las universidades públicas (5,7), la educación en escuelas, colegios e institutos públicos (5,6), las carreteras (5,5), la política turística (5,4), la seguridad ciudadana (5,3), las políticas culturales y de ocio (5,3), la protección del medio ambiente (5,1), los progamas de I+D (5,0).

Los encuestados suspenden los servicios públicos (4,8), la política lingüística (4,7), Lanbide (4,2), las políticas de vivienda (4,0), la Administración de Justicia (4,0), y las pensiones (3,4).

Respecto al derecho de acceso de la población inmigrante a los servicios y recursos públicos, el 57% de los vascos defiende que los inmigrantes tengan los mismos derechos en lo que respecta a la asistencia sanitaria, 4 puntos más que hace seis meses, y el 47% defiende que tengan acceso a la educación con las mismas posibilidades, y el 22% está de acuerdo con que tengan las mismas posibilidades de acceder a las ayudas sociales, igual porcentaje que hace seis meses.

MOVILIZACIONES DEL 8 DE MARZO

Preguntados por las movilizaciones del pasado 8 de marzo, 'Día Internacional de la Mujer', un 73% de los hombres dice apoyarlas "mucho", porcentaje que sube hasta el 86% en el caso de las mujeres. Los principales motivos para movilizarse el 8 de marzo son denunciar la violencia machista, para el 46% de hombres y el 44% de mujeres;denunciar las malas condiciones laborales de las mujeres, para el 31% de hombres y el 42% de mujeres;expresar la solidaridad entre mujeres, para el 26% de hombres y el 29% de mujeres;cuestionar la respuesta que los partidos políticos y los gobiernos dan a la desigualdad entre mujeres y hombres, para el 31 de hombres y el 27% de mujeres.

Por otro lado, un 31% de los encuestados afirma haber realizado en el último año algún "sacrificio personal", frente al 50% de mujeres. Así, un 7,2% de las mujeres ha reducido su jornada laboral para cuidar de hijos o personas dependientes, porcentaje que baja al 5,6% en el caso de los hombres. Además, un 18,9% de mujeres ha cambiado de turnos o de horarios de entrada y salida, lo mismo que asegura haber hecho el 19,8% de los hombres entrevistados.

Preguntados por las agresiones sexuales contra las mujeres, el 92% de los hombres dice que una relación sexual no consentida es siempre una agresión sexual (91% de mujeres), un 71% de los hombres opina que los tribunales de justicia no protegen lo suficiente a las mujeres víctimas de agresiones sexuales, porcentaje que se incrementa hasta el 84% en la respuesta de las mujeres.

Además, un 64% de las mujeres afirma que las mujeres han sufrido una agresión sexual en algún momento de su vida, porcentaje que baja al 44% cuando se pregunta a los hombres. Por otro lado, solo un 8% de los hombres mantiene que si una mujer no se resiste ante una agresión sexual quiere decir que la consiente, opinión que expresan un 5% de las mujeres.

Secciones