notas de selectividad

"Ha sido un año duro"

Los alumnos del Instituto Dolores Ibarruri, de Abanto, recogen sus notas. (Fotos: Pablo Viñas)

Como cada curso, los alumnos se enfrentan a las notas de selectividad divididos entre la alegría y la decepción

Marta Martínez - Viernes, 15 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

Bilbao - Sorpresa, decepción, alegría, un cúmulo de sensaciones se concentraban frente a la ventanilla de administración del Instituto Dolores Ibarruri del barrio abantoarra de Gallarta, adonde los alumnos del centro acudían ayer puntuales a recoger sus notas de selectividad. Habían quedado todos a la misma hora para compartir felicidad y frustración en parecidas dosis. Se trataba del último encuentro antes de emprender un nuevo rumbo en sus vidas. “Ha costado, pero el esfuerzo se ha visto compensado”, comentaba, muy contenta, Maialen Rodríguez, que ha logrado un 11,23 en selectividad y el próximo curso estudiará Psicología. “Haber estudiado es un factor muy importante, pero también tener un buen día, calmarte un poquito, que te entre el tema que mejor te sepas... La suerte al final es clave. Filosofía me encanta y se me da muy bien, ahí he tenido muy buena nota”, explicaba.

Ahora le queda por delante todo un verano repleto de planes antes de emprender una nueva etapa de su vida que espera con ilusión. “Lo que me da pena es que hay gente que se ha quedado a décimas de la nota que necesita y son amigos míos, así que celebrarlo no va a ser tan divertido”, lamentaba.

En el Instituto Dolores Ibarruri, todos los alumnos han aprobado la selectividad. Sin embargo, como apunta Maialen, para algunos el aprobado no es suficiente para ingresar en la carrera que desean. Es el caso de Unai Citores, quien admitía con resignación que no podrá estudiar Biología. “Me esperaba más o menos la nota que he sacado, bastante normalita. En Biología no entro y para Psicología ando muy justo, hasta julio no sabré si entro o no”, comentaba. Geología es su tercera opción, por lo que su futuro después del verano todavía es incierto. “Tengo ganas de empezar la universidad, pero también tengo un poco de miedo porque, en realidad, no sé lo que voy a estudiar”, admitía.

Natale Villegas es de las alumnas del centro que debería estar contenta, sin embargo, la decepción se palpaba ayer en su rostro. “Me he llevado mucha sorpresa, sobre todo por el esfuerzo que hecho de cara a los exámenes, porque no se ha visto recompensado. Ha sido muy frustrante”, apuntaba. Natale ha sacado un 11,1 en selectividad y podrá estudiar Ingeniería Industrial como desea, sin embargo, se sentía decepcionada por la nota del examen de Historia. “Me ha pegado un bajón impresionante a la nota final. Es la asignatura que más he estudiado y la que peor nota he sacado, un 5,2. He estado dos semanas estudiando y salí muy contenta del examen, así que al ver la nota me he llevado una desagradable sorpresa”, explicaba.

Inconformista se mostraba también Ixone Gamboa, con un 12,40 en la nota de selectividad y que el próximo curso estudiará Química. “Voy a reclamar dos asignaturas”, avanzaba. “La nota de Historia ha sido muy baja y fue uno de los exámenes que más contenta salí. La otra asignatura es Matemáticas, todos los resultados me dan bien y me han puesto un 9. Alguna explicación me tienen que dar”, reclamaba.

Consejos Markel Zubeldia, Ane Sagredo y Asier Villanueva estaban satisfechos con sus resultados en selectividad. “Estoy contento, tampoco necesitaba gran cosa, con un aprobado me bastaba”, reconocía el primero, quien el próximo curso ingresará en la carrera de Magisterio. Asier tiene ganas de empezar la universidad: “E s algo que me gusta, no es una carrera que haya escogido por descarte, es por vocación”. Ane va a estudiar Liderazgo, Emprendimiento e Innovación en la Universidad de Mondragón y se mostraba feliz. “Justo ahora son fiestas en Gallarta, así que lo voy a celebrar a tope, ha sido un año muy duro”, reconocía.

Para Asier, la experiencia de la selectividad ha sido positiva, “hasta me lo pasé bien”, admitía. “Empecé a estudiar los últimos cuatro o cinco días de los exámenes, no soy muy estudioso pero siempre estoy atento en clase”, apuntaba. Es por ello que se esperaba una nota mejor, sin embargo, “viendo lo que había estudiado tampoco me la merecía”. Tanto Asier como Maialen recomendaban la misma fórmula a los estudiantes que el próximo curso se enfrentarán a la universidad: “Estar atento en clase, la clave es llevar bien el curso”, apuntaban. “Tampoco es para tanto”, aportaba Ixone.

Todos ellos encaran el futuro con emoción e ilusión, pero también miedo ante lo desconocido. Incluso hay sitio para la tristeza. “Me da mucha pena dejar el instituto, llevamos todos juntos prácticamente desde que nacimos y ahora cada uno tenemos que tomar nuestro rumbo”, reflexionaba la futura estudiante de Química.

Secciones