“No me iría por nada del mundo”

Los vecinos de Otxarkoaga viven con entusiasmo los cambios que va a vivir el barrio y opinan que “es necesario”

Un reportaje de Andrea Valle - Sábado, 16 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

EL barrio de Otxarkoaga está a punto de experimentar un inesperado cambio. En plenas fiestas, los vecinos comentan entusiasmados el acuerdo que se presentó ayer en el Consistorio bilbaino para regenerar el barrio y rehabilitar cinco de sus edificios más deteriorados. ¿Pero qué les parece esta nueva iniciativa a sus vecinos? Mientras tomaban el vermú, recién enterados de la aprobación y presentación del acuerdo de rehabilitación y regeneración urbana, Piedad Franco, Juan Pérez y José Luis Artabe transmiten a DEIA sus primeras impresiones.

Piedad y Juan viven en Otxarkoaga desde hace muchos años. Ni siquiera pueden hacer un cálculo aproximado. Aseguran que el barrio ha vivido una mala época, pero sentencian de manera firme que actualmente “Otxarkoaga es una zona tranquila. Ahora hay más Policía y así da gusto”, confiesa Piedad. “Siempre hay problemas, como en todos los barrios, pero los hechos puntuales como el de la detención de dos personas por el tema de las drogas no tienen que manchar el barrio. Esas cosas pasan hasta en los mejores sitios. La semana pasada estuve en una alubiada que se organizó por las fiestas, y el ambiente era maravilloso, hay que quedarse con eso”, explica.

Sin embargo, no todo lo que opinan sobre su barrio son buenas palabras. Aseguran que con el espacio físico que hay en la zona no están tan contentos. Sobre el nuevo plan del Ayuntamiento de Bilbao afirman que “es imprescindible”. “Las calles no están muy bien. Yo he firmado para que pongan escaleras mecánicas en una zona donde baja mucha gente mayor y cualquiera puede caerse”, explica Piedad.

Ahora ya saben que gracias a este nuevo proyecto, el barrio contará con mejores accesos y dará facilidades a todos aquellos que tengan problemas de movilidad. “Nos hemos sentido un poco abandonados, pero ahora parece que el Ayuntamiento empieza a ver y entender nuestras necesidades y preocupaciones”, apunta Piedad.

Proyecto Sobre la regeneración de las viviendas en concreto, explican que es una “muy buena iniciativa” y consideran que es “un acierto” que se vayan a aplicar subvenciones para ayudar a los vecinos más desfavorecidos. “Hay viviendas que son insostenibles, por eso me alegra muchísimo que el Ayuntamiento nos preste atención porque hasta ahora no lo habían hecho”, asegura esta vecina. Por su parte, Juan confiesa que ellos no podrán ver el cambio completo de Otxarkoaga que se prevé para 2050 porque “ya no estaremos aquí”. A pesar de ello apunta que le “alegra profundamente” que este barrio vaya a dar un cambio, “la gente lo disfrutará en grande”.

Respecto a la creación de un espacio en el que se mezclarán actividades socioculturales y comerciales, los vecinos entienden que esto atraerá a gente más joven. “Si se realizan proyectos interesantes habrá más gente que se acerque”, confiesa Juan. José Luis, por su parte, aunque tiene su residencia en Santutxu, pasa la mayor parte de su tiempo en Otxarkoaga porque todos sus amigos son de este barrio. También explica que toda la gente con la que habla “ve la necesidad de una regeneración urbana. Lo llevan esperando mucho tiempo”. A pesar de que los tres vecinos ven los cambios que ha tenido Otxarkoaga en los últimos años, agradecen la inversión del Ayuntamiento de Bilbao en su barrio. “Yo no me iría de este barrio por nada del mundo, pero siempre es de agradecer que el barrio se mejore”, confiesa Juan mientras sus dos compañeros subrayan sus palabras.

Este barrio tiene mucho potencial. Juan concreta que para él, Otxarkoaga “es el barrio más sano que hay en Bilbao, es su pulmón”. Y por ello, por el amor incondicional que tienen a Otxarkoaga, los vecinos reciben las mejoras con los brazos abiertos.

Secciones