Historias de...Manuel, Tere, jesús y Eidi

Me siento a gusto siendo mayor

Medio centenar de comercios de Barakaldo sacan sus sillas a la calle para ofrecer a los mayores un trato personalizado y más cercano que caracterice a los negocios de proximidad

Por Sandra Atutxa Fotografía de Oskar González - Sábado, 16 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

AY hija! Con los años todo cuesta mucho más y una sillita donde sentarnos en la entrada de las tiendas siempre es un detalle de agradecer”. Tere Herrera aprovechó la mañana de ayer para mirar calzado y entró en la zapatería Oinberri, ubicada en la calle Elkano de Barakaldo. “Me ha gustado mucho, pero se me pasa de presupuesto”, dijo la mujer. En el exterior, un banco blanco la esperaba para que pudiera descansar un ratito antes de continuar con el recorrido mañanero.

Medio centenar de comercios de la localidad fabril se han adherido a la campaña Busca tu silla.Impulsada por el Ayuntamiento de Barakaldo, a través de la agencia de desarrollo Iguralde, la iniciativa pretende potenciar la “amagabilidad” del pequeño comercio con las personas mayores.Eidi de Bizcarra, dependienta de la zapatería, puso en valor esta iniciativa porque es una manera de impulsar los valores de cercanía y de trato personalizado. “Una señora que venía del médico el jueves se sintió cansada y la hija quería comprarle unos zapatos. Al final la mujer se sentó fuera y le atendí sentada en el banco de la calle. A la gente le está encantado la campaña y nos dicen por qué no seguimos con ella para siempre”, apunta De Bizcarra.

Manuel Gómez tampoco pudo resistirse y compartió un ratito de descanso junto a Tere y Jesús González, otro cliente de la zapatería. “Muchas veces te sientes sofocado y si hay gente dentro esperas que se vacíe para entrar”, apunta el hombre. En opinión de Gómez, este tipo de campañas deberían de ponerse en marcha más a menudo porque son beneficiosas para las personas más mayores. “Cuando te haces mayor todo lo agradeces y lo valoras mucho más”, confesó.

Unos cincuenta comercios han obtenido el sello que les hace amigables con las personas mayores con la adopción de medidas tan sencillas como colocar una silla, un banco o facilitar el acceso al establecimiento.“El 22,5% de la población de Barakaldo tiene más de 65 años, lo que constituye una gran oportunidad para el comercio local ya que es un tipo de consumidor que aprecia la cercanía, el trato personalizado y calidad que caracteriza a los negocios de proximidad”, destaca la alcaldesa de Barakaldo, Amaia del Campo.

De lo que se trata, según explica Sonia Barbosa, responsable de la tienda de moda Max Moda, es de ofrecer a las personas mayores un servicio especial, adaptado a sus necesidades. “Ni sé las veces que he sacado una silla fuera para que las señoras que llegan cargadas de las compras se puedan sentar. Los bancos de la calle tienen un poco de inclinación y les cuesta incorporarse”, apunta la comerciante. Barbosa también apuesta porque esta campaña se prolongue en el tiempo.

Para Jesús González que el comercio de Barakaldo saque las sillas fuera para ofrecer un servicio a sus clientes es una muy buena idea. “Muchas veces pasa que vas con niños pequeños y mientras que uno va a comprar el otro se queda fuera sentado”, describe.

Monse Castillo regenta la tienda de ropa infantil Juliet baby&kid en Barakaldo y ha sacado una silla con un cojín a la calle. “La gente mayor me pregunta: ¿Nos podemos sentar? Les digo: ¡Para eso es, señora!”.

En opinión de Castillo es primordial que el comercio local realice pequeños esfuerzos para acercarse a los clientes. “Todo no es vender”, apunta. Swet está al frente de una atelier en la localidad fabril y también se ha sumado a esta campaña. “Mis clientes son la mayoría personas mayores que me gusta mimar”. Es una forma de sentirse a gusto siendo mayores.