La mirada fascista de la Guerra Civil, en el Museo Vasco

La sala presenta la muestra ‘Fu la Spagna’, con 300 fotografías del conflicto, hasta el 2 de septiembre

Araitz Garmendia - Sábado, 16 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

BILBAO. Hace ochenta años que la Guerra Civil arrasó el Estado. La lucha entre dictadura militar y democracia republicana arrancó en 1936 para alargarse durante tres años, dejando cientos de miles de muertos. Fue un conflicto que contó con intervención extranjera a favor de los sublevados, entre otros de Italia. Así, poco tardó Mussolini en posicionarse tras el levantamiento de Franco contra la II República en 1936. Junto a aviones y barcos, fueron más de 80.000 los legionarios de Italia que lucharon en el Estado contra los republicanos para instalar un régimen fascista. Todo esto ha quedado atestiguado tras una larga investigación en archivos y bibliotecas en la que se han identificado 20.000 imágenes, de las que se han seleccionado 300 para formar la muestra Fu la Spagna! La mirada fascista sobre la Guerra Civil Española que acoge el Museo Vasco hasta el 2 de septiembre. A la presentación acudieron la presidenta del Museo Vasco y diputada de Euskera y Cultura, Lorea Bilbao;la coordinadora de la pinacoteca Sorkunde Aiarza;y la comisaria de la exposición, Daniela Aronica. La intención del museo es “dar a conocer un momento histórico” a través de un material perteneciente a medios de comunicación, legionarios-fotógrafos e incluso organismos político-militares, según explicó Aiarza. Lorea Bilbao, por su parte, añadió que una de las bases de la muestra, producida por el Museu d’Història de Catalunya en colaboración con el Centro di Studi sul Cinema Italiano, es que se debe “proyectar el futuro desde el conocimiento riguroso del pasado”. Daniela Aronica, junto a su compañero comisario Andrea Di Michele, han organizado las fotografías en tres tipologías con los tres colores que forman la bandera de Italia: el verde para las imágenes aparecidas en la prensa ilustrada italiana;el blanco para las tomadas por los legionarios individuales, y el rojo para las conservadas en instituciones político-militares. “Hasta el momento solo se habían organizado exposiciones centradas en aquellos lugares donde la Aviazione Legionaria o el Corpo Truppe Volontarie dejaron a su paso rastros más evidentes y casi siempre trágicos, o bien limitadas a los testimonios directos de algunos militares que participaron en la guerra”, señaló la comisaria. Por ello, era necesaria una exposición “que diera razón del relato mítico que la propaganda fotográfica fascista tejió en torno a la Guerra Civil española, y del que bebieron los voluntarios que se pusieron del lado de los autoproclamados nacionales”, agregó Aronica. “Las cámaras no podían capturar todo lo que la propaganda hubiese deseado, a veces porque la idea que de la guerra que tuvo Mussolini no se correspondía con la realidad”, señaló la comisaria. Para llevar a cabo la selección de las instantáneas, el museo asegura que los comisarios han tenido en cuenta su calidad estética y también su representatividad para realizar un recorrido bélico y otro temático. De esta manera, el primero pone su mirada en las fases de la guerra, analizando el papel que tuvo la intervención militar italiana fascista en la lucha, mientras que el segundo exhibe los temas más recurrentes de la representación fascista de la guerra. El fin de esta muestra es, según los comisarios, formar una exposición que narre las diferentes visiones de un conflicto bélico a través de fotografías no conocidas hasta este momento.