Mesa de Redacción

‘Màxim, El Breve’

Por Concha Lago - Sábado, 16 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

AL nuevo gobierno se le está desmontando el tinglado en un visto y no visto. Como gobiernen un solo año, la gente acabará por manifestarse para pedir que vuelva Rajoy. Cuatro días en el poder y ya han organizado un buen escándalo. De la corrupción, no se libran ni los leones del Congreso. El tema del exministro de Cultura y Deportes ya olía mal desde el minuto cero en el que fue objeto de un sinfín de críticas y del pimpampum. Primero, por su perfil demasiado frívolo para el Ejecutivo galáctico que Sánchez había compuesto. La hemeroteca se convirtió luego en su bestia negra ya que se iba a hacer cargo de un departamento con un apellido, Deporte, que había confesado que pasaba de practicar. Ahora es Hacienda la que ha tumbado sus pretensiones, tras trascender que defraudó 218.000 euros durante los ejercicios fiscales de 2006, 2007 y 2008. ¡Menos mal que se le dio por escaquear 200.000 euros y no dos botes de crema! Pedro Sánchez dijo: “Si yo tengo en la Ejecutiva Federal de mi partido a un responsable político que crea una sociedad interpuesta para pagar la mitad de los impuestos que le toca, esa persona al día siguiente estaría fuera de mi Ejecutiva”. Y eso va a misa. Por eso Màxim, El Breve ya ha desfilado. Todavía está a tiempo de devolver los zapatos -con el precio en la suela- que estrenó para su toma de posesión. Desde luego con este panorama, el mejor negocio de España es abrir una charcutería.

clago@deia.com

Secciones