Miriam González Durántez Fundación INSPIRING GIRLs

“Soy feminista porque trabajo para que hombres y mujeres tengan los mismos derechos”

Abogada de éxito, Miriam González recibió ayer en Bilbao el XIX Alfiler de Oro de la Asociacion Mujer Siglo XXI por su labor al frente de la Fundación Inspiring Girls

Una entrevista de Nekane Lauzirika Fotografía de Pablo Viñas - Sábado, 16 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

bilbao - La Asociación empresarial vasca destacó con su máximo galardón la valía profesional y personal de Miriam González en pro de la igualdad de género. “Me ilusionan los premios y que sea en Bilbao mucho más. La única pena es que como tengo a un hijo en exámenes no hayan podido venir conmigo, pero espero que dentro de pocos fines de semana les pueda traer a todos a un maratón cultural-gastronómico por Bilbao”, señaló sonriente a DEIA.

Abogada y ejecutiva de éxito, esposa de un exviceprimer ministro… durante el mandato de su marido continuó con su actividad profesional. ¿Romper el prototipo de “mujer de político” en Gran Bretaña le supuso recibir muchas críticas?

-Sí. Siempre que estás en primera línea hay gente que te critica. Es habitual. Normalmente no lo hacen por ti, sino por hacer daño al político. Al estar al lado de un político debes de saber a qué te expones y estar preparada como familiar para soportarlo, si no, no tienes que estar cerca de la política.

Esposa de un conocido político y madre de tres jóvenes. Si alguien le definiera como ‘superwoman’ ¿qué le replicaría?

-No soy una superwoman. Al revés, soy de las arrastradas que vamos corriendo, intentando hacer las cosas como podemos. Aunque me dedico a temas de género tengo muy claras mis prioridades. Para mí, lo más importante es mi familia y el trabajo es secundario. Para mi marido igual.

¿Se definiría sin recovecos como feminista?

-Sí. Absolutamente. Feminista es la persona que defiende que tanto las mujeres como los hombres tengamos los mismos derechos y las mismas oportunidades al tomar las decisiones que queremos sobre nuestra vida con libertad. Cuando el feminismo era tema de debate en el mundo anglosajón, en España no. Ahora ha llegado y en los últimos años hay cantidad de gente que reivindica el feminismo;no solo mujeres, sino también hombres,

¿Sigue siendo difícil la conciliación familiar y la profesional? ¿Más o menos en Inglaterra o en España?

-Es parecido en todos los sitios. Con respecto a la igualdad de género hay una parte que me preocupa mucho que es el sexismo de ruido de fondo. Los pequeños comentarios y actitudes que hemos interiorizado como normales, pero que no lo son. Me inquieta porque a las niñas y a los niños también les hacen daño ya que es el background en el que crecen. Pero el problema real y de fondo sigue siendo un tabú en la sociedad.

¿A qué se refiere?

-A la gestión del cuidado de la sociedad, el de los hijos, la atención de los padres mayores;a este tabú se suma todo el mundo. Quienes lo asumen son las mujeres. Como sociedad no se están dando soluciones ni alternativas para ese cuidado, ni siquiera respuestas fiscales.

Usted inició en 2013 la organización Inspiring Women y ahora lo continúa con Inspiring Girls International.¿Cuál es el objetivo de esta organización?

-Se trata de conectar a niñas en edad de Secundaria, 12, 13, 14 años, con mujeres que las inspiren, mujeres de todo tipo: que trabajan en puestos altos, bajos, a tiempo completo, parcial e incluso amas de casa. Todo tipo de mujeres para que las niñas puedan ver la gran cantidad de oportunidades y opciones que tienen en la vida y que las están realizando la mujeres. Además se trata de animarlas a que trabajen y se esfuercen y que no miren las posibilidades de la vida a través del prisma de los estereotipos sociales, que lo hagan con libertad.

Viendo las actitudes de los jóvenes actuales, ¿cree que la igualdad real del día a día está más cercana?

-Falta mucho para asumir un debate abierto y justo que se debe dar sobre la sociedad del cuidado y que implica un tiempo y unos recursos que no sé por qué hemos aceptado todos mirar a otro lado y no dar soluciones. Luego hay un sexismo de ruido de fondo que hace que los niños de 6 años empiecen a ver que hay trabajos de hombres y de mujeres. Esto hace que haya mujeres que interioricen que es normal que ellas cobren menos que ellos y que consideren normal que abusen de ellas en el trabajo.

No ha adoptado la nacionalidad británica, ¿le afectará el ‘Brexit’? ¿Cómo cree que impactará en europeos y británicos el ‘Brexit’?

-No tengo ni idea. La verdad es que yo tengo la nacionalidad porque no la necesitaba en ese momento y ahora espero a ver qué ocurre. Creo que no la adoptaré nunca porque en España no se puede mantener una doble nacionalidad y soy española de pura cepa. Es difícil ver desde fuera el lío tan tremendo, la falta de profesionalidad y competencia con la que se está gestionando el Brexit.

Independientemente de su ideología política, ¿desde su observatorio relativamente lejano cómo calibra el Gobierno español actual con once mujeres y siete hombres?

-Hay un momento social que hay que aprovecharlo. Más que juzgar al Gobierno, porque lo haré por los actos, creo que se está dando una buena imagen de la parte profesional de España que es fantástica.

¿Cree que un ‘gabinete de ministras’ gestionará la cosa pública de modo diferente?

-No. Estoy totalmente en contra de las personas que dicen que las mujeres somos mejores y que podemos gestionar muchas más cosas que los hombres y que somos más diplomáticas. Hay de todo. La prueba está en el Gobierno británico y su primera ministra que es absolutamente mediocre. La eficiencia no depende del género sino de la persona, de su habilitad y de los equipos que están detrás de ellos.