Los mayores de Durango pasean juntos

Consolidado el grupo, los participantes desean repetir experiencia y volver a disfrutar con los paseos el próximo año.Foto: K. Doyle

Vecinos que rondan o superan las ocho décadas salen a caminar en grupo por los itinerarios adaptados a ellos

Un reportaje de Kevin Doyle - Lunes, 18 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

A sus 85 años, la durangarra Carmen Barandika es una de las fijas en cada uno de los paseos adaptados a personas de edad avanzada que se están llevando a cabo en la villa desde el pasado mes de mayo todos los lunes. Y es que tras el éxito del año pasado, el Área de Acción Social del Ayuntamiento de Durango ha vuelto a poner en marcha la iniciativa que cuenta con una media de quince personas por jornada. “Yo también siempre salía a andar pero poder hacerlo en grupo es mucho más enriquecedor y entretenido. Hemos formado un bonito grupo de amigos y nos llevamos muy bien”, explicó satisfecha Barandika, participante más longeva del grupo.

Fue el pasado 7 de mayo cuando el grupo llevó a cabo el primero de los paseos organizados. Desde entonces y a pesar de que el tiempo no ha acompañado, la respuesta durante las seis jornadas celebradas ha sido muy positiva y el buen ambiente ha reinado cada lunes. “Son paseos adaptados y este año como el tiempo no acompaña intentamos ir por zonas más resguardadas. Durante hora y media completamos en una superficie lisa alrededor de tres kilómetros. Lo que buscamos, además de que hagan ejercicio físico, es que se socialicen”, apuntaron Dadika Vila y Gorka Estévez, de la Fundación Siel Blue, que se encargan de acompañar a los participantes e impartir las sesiones del taller de prevención de caídas.

En lo que a los recorridos se refiere, desde la organización buscan etapas diferentes y que puedan ser completadas por todos los asistentes. En este sentido, pretenden garantizar la marcha segura y correcta de cada participante. Para conseguirlo, se dan consejos para caminar con seguridad y evitar caídas, corrigiendo también vicios y posturas de los senderistas. Además, siempre se adecua el esfuerzo de los paseos a las condiciones de cada participante. “Paramos cada cierto tiempo y el grupo se amolda a los más débiles, pero proponiendo descansos activos para los demás”, aseguraron los monitores.

Con edades comprendidas entre los 73 y los 85 años, para muchos de los participantes los paseos se han convertido en el aliciente perfecto para salir de casa y disfrutar de un buen paseo en compañía. “Estas salidas nos han animado a andar porque es mucho más divertido salir a pasear en grupo que sola”, aseguró muy satisfecha Ángela González, de 82 años. En esta línea se mostró uno de los habituales todas las semanas. Y es que para Justo Alberdi las salidas se han convertido en cita obligada todas las semanas. “La verdad que me canso bastante pero poco a poco completo los recorridos. Me gusta participar porque el ambiente con los compañeros es sensacional”, explicó satisfecho a sus 85 años.

Asegurando que volverán a tomar parte en la próxima edición, alguno de los participantes opinó que “deberían organizar estas salidas todo el año porque nos permiten cambiar de aires y conocer a gente nueva”. Esta posibilidad también fue compartida por Montse Merino que a sus 78 años se mostró muy contenta con la iniciativa. “Estoy encantada de venir y llevo participando desde que se puso en marcha la actividad. Tengo intención de volver a repetir el año que viene”.

Por otro lado, personas viudas o las que viven solas también demandan este tipo de salidas con las que se pretende que este colectivo se socialice y mantenga relaciones una actividad física que en determinadas edades se tiende a perder”, puntualizaron los promotores de la iniciativa.

Hoy último paseo Tras media docena de salidas realizadas, hoy se celebrará la última de esta temporada. Como colofón, tras completarla, los participantes compartirán mesa y mantel en el Plateruena. “No fallo a ninguna de las salidas porque me lo paso bien y hago ejercicio. Espero que el año que viene podamos volver a disfrutar del ejercicio en compañía”, zanjó Joaquín López, de 83 años.

Secciones