Un club en torno a la cultura cimenta el sentimiento de identidad encartada

Familiares de José María Martín de Retana asistieron al reconocimiento al creador de la ‘Gran Enciclopedia Vasca’. Fotos: E. Castresana

El proyecto se dio a conocer en un Enkarterri Eguna que rindió homenaje a José María Martín de Retana

Elixane Castresana - Lunes, 18 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Zalla - Yo me encarto, tú te encartas, él y ella se encartan, nosotros nos encartamos, vosotros os encartáis y ellos se encartan. Enkarterri conjuga un verbo de nueva creación para reclamar más cohesión en el territorio. El territorio que se siente históricamente olvidado sabe que la regeneración debe partir de uno mismo y por ello asociaciones culturales, sociales y deportivas impulsaron ese movimiento en el Enkarterri Eguna que acogió Zalla. El centro de documentación y divulgación Trueba, organizador del evento, lanza esta campaña bajo el lema Yo me encarto… ¿y tú? Persigue crear un club que centralice informaciones sobre todo culturales, como explicaron ayer en una jornada de tributo póstumo a José María Martín de Retana, editor de la Gran Enciclopedia Vasca, natural de la localidad anfitriona.

“Enkarterri es la cara oculta de la luna: todo el mundo sabe que existe, pero nadie la ve, así lo hemos percibido a lo largo de la historia”, compararon Bernardo Martínez, José López, Ignacio López y Josu Udaeta, pertenecientes a Acake, asociación cultural de Artzentales. En su caso, la percepción de aislamiento se acentúa por tratarse de un municipio rural y por si fuera poco “¡a menudo nos confunden con Artziniega!”, bromearon. Como colectivo cultural “que ha nacido hace relativamente poco”, les gustaría “establecer una relación con otras asociaciones” para dar a conocer su pasado y sus respectivos encantos.

En noviembre se convocó en Sopuerta un día de reflexión sobre Enkarterri “en cuyas conclusiones trabajamos desde entonces”, aseguró Ricardo Santamaría, del centro Trueba, sobre la base de problemas: “existe una falta de cohesión entre nosotros que deriva en una falta de derecho de pertenencia y la división territorial tampoco ayuda”. “La puesta en marcha del plan del Gran Bilbao” dio la puntilla, generando “un empobrecimiento crónico”. “Bizkaia, Euskadi y el Estado tienen una deuda pendiente con Enkarterri”, sentenció Santamaría.

Mientras instituciones y empresas arrancan el plan de estímulo comarcal promovido desde la Diputación, las asociaciones han tomado el mando del apartado cultural “mediante eventos como esta misma jornada o la recreación de la batalla de Somorrostro”. Destaca, asimismo, el proyecto de fundar un club que aglutine a los encartados. Los socios dispondrán de “una acreditación y el derecho a recibir información relativa a Enkarterri y publicaciones relacionadas con la comarca”, precisó Ricardo Santamaría.

Editor de 1.500 libros Entre ellas ocupan un lugar preferente las obras de José María Martín de Retana, fallecido en 2014 dejando un legado de más de 1.500 libros. El “editor de editores” zallarra recibió un sentido aplauso de los vecinos cuando sus familiares recogieron el busto conmemorativo de Antonio de Trueba. “Estamos muy agradecidos porque sabemos que a él le haría ilusión y más tan cerca de donde nació”, señaló su viuda, Miren Edurne Babio, acompañada por sus hijos, Carmen, Iciar, Jorge y Estíbaliz.

Hijo de profesores de la escuela de Zalla que le inculcaron el amor a la cultura, en 1966 se embarcó en la elaboración de la Gran Enciclopedia Vasca. La compatibilizó con su trabajo en medios de comunicación y la docencia, ya que impartió Derecho en la Universidad de Deusto y fue el primer jefe de relaciones públicas de la institución. Además, junto a su mujer instituyó los premios Gaviota de Oro a personalidades de la cultura como José Miguel de Barandiaran y ganó en 1977 el premio al mejor libro de heráldica del mundo. Un encartado de pro, orgullo de una comarca que busca su sitio.

Secciones