Iberdrola Bilbao World Sup Challenge

Los más pequeños le sacan chispas a la ría

Iberdrola Bilbao World Sup Challenge (Fotos: O. M. Bernal)
Los júnior cierran una nueva edición del Iberdrola Bilbao World Sup Challenge, que tuvo su punto álgido el sábado (Oskar M. Bernal)

Los júnior cierran una nueva edición del Iberdrola Bilbao World Sup Challenge, que tuvo su punto álgido el sábado

Un reportaje de Oier Pérez - Lunes, 18 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

LLEGÓ la hora de descanso para la ría. Las enormes tablas de paddle surf se despidieron ayer de Bilbao tras la celebración de la última jornada del Iberdrola Bilbao World Sup Challenge. Un evento que ha atraído a gente de varios puntos de la geografía estatal e incluso europea. Mientras que la actividad del sábado fue descrita por los participantes como “impresionante”, ya que con cerca de 250 palistas se batió el récord de participación en la long race, la jornada dominical transcurrió más bien relajada.

La carrera de Sprint de la categoría júnior fue la que dio el pistoletazo de salida. Comenzó una hora más tarde por problemas con la siguiente prueba, que terminó por suspenderse por falta de participantes. De todos modos, la ilusión y la alegría es algo innegociable cuando de niños y jóvenes trata la cosa. Cerca de una quincena de participantes fueron partícipes de la prueba que se celebró en dos tandas. El grupo estaba formado por varios jóvenes de otras comunidades autónomas. Como el caso de Duna, Soni, Carme, Aída, Nauria y Sonia, mallorquinas de 15 años que vinieron a Bilbao a competir exclusivamente en la carrera Long Distance júnior del sábado. Pero aún así, alguna de ellas se animó a participar en la carrera de Sprint, aunque confesaron que veían complicada la victoria sin su propia tabla, que ya estaba de vuelta a Mallorca.

La prueba amateur no se disputó por falta de participantes. Toda una pena, sobre todo para gente como Toño Herrero, que se mostró un tanto decepcionado con la suspensión de la prueba: “La organización ha sido muy buena, pero ha sido una pena no poder celebrar la carrera”. Este vecino de la localidad cántabra de Suances es aficionado al paddle surf desde hace cuatro años. Poco a poco ha ido avanzando con diferentes tamaños de tablas y ahora es un habitual en eventos de este tipo: “Últimamente estoy viniendo mucho a las competiciones del País Vasco, hace poco por ejemplo estuve en el Circuito Vasco de Sup Race en Getxo”. Herrero admitió que el no poder competir en la prueba de sprint no eclipsó las sensaciones vividas durante la víspera. “Lo de la long race fue impresionante. El poder estar disfrutando al lado de los mejores palistas, además con el récord de participación, fue algo único”, admitió el cántabro.

Desde el centro de Europa, otro de los que se acercaron a presenciar la jornada de despedida, fue Pawel Smolnik, un polaco que ya había formado parte de la Iberdrola Bilbao World Sup Challenge. “Llevo varios años residiendo en Bilbao y esta ha sido mi tercera participación consecutiva. No me gusta competir fuera de aquí, por lo que podría decirse que mis participaciones son exclusivas en Bizkaia”, confesó el palista. A diferencia de Herrero, Smolnik no es tan asiduo a participar en las carreras de sprint, aunque en este caso se quedó con las ganas de poder hacerlo: “Sinceramente, a mí me gustan más las carreras largas que las cortas, son muy diferentes. Las de corto recorrido me las tomo más como diversión”.

talleres Además de las actividades acuáticas que hubo en las aguas del Ibaizabal, también se celebraron varios talleres a lo largo del muelle de Uribitarte con los que los más pequeños pudieron disfrutar. El de dibujo;el de manualidades, en los que los niños pudieron hacer su pequeña tabla de papel;gafas de realidad virtual para realizar una pequeña aproximación de lo que se siente sobre una tabla de paddle surf o un juego para afinar la puntería, fueron algunas de las propuestas planteadas por los organizadores.

Aunque las atracciones que más éxito tuvieron fueron el pequeño circuito de long board, situado en las inmediaciones de las vías del tranvía, y las bolas gigantes, en las que los más animados, pequeños y no tanto, pudieron rodar sobre la ría, algo que hizo a algunos adultos regresar a sus infancias por un instante. Así se cerró una nueva edición del Iberdrola Bilbao World Sup Challenge en un fin de semana en el que el tiempo acompañó de principio a fin.

Secciones